Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Bandera con el logo de Amnistía Internacional, en una manifestación en solidaridad con los refugiados el 5 de septiembre de 2015, en la Plaza de la República, en París

(afp_tickers)

Amnistía Internacional denunció este miércoles la expulsión casi sistemática por parte de las autoridades francesas de los migrantes que llegan al sureste del país provenientes de Italia sin que se examine su situación, como exige la ley.

"La mayoría de las personas controladas en la frontera no tienen la posibilidad de hacer valer sus derechos, sobre todo el de solicitar asilo", señaló Amnistía en un comunicado.

Esta situación se produce también con los menores de edad, que "son expulsados al igual que los adultos, de manera expeditiva y sin posibilidad de ejercer sus derechos o incluso de ser acompañados" por un adulto que los represente legalmente, agregó el organismo.

"Existe una ley que debe ser respetada", señaló Jean-François Dubost, coordinador de una misión de observación de Amnistía que estuvo a finales de enero en esta zona fronteriza entre Francia e Italia.

En base a sus observaciones, a testimonios de abogados y de otras ONG, Amnistía afirma que "las autoridades interpretan de forma abusiva el término de menor solo", al considerar que un niño no está en dicho caso "si está rodeado de adultos".

"Esto no es aceptable", dijo a la AFP Dubost. Estas personas "intentarán pasar de otra manera, lo que significa que podrían recurrir a redes, a veces criminales. Y por lo general, las primeras víctimas de estas redes son los niños".

Los controles en las fronteras francesas fueron restaurados tras la declaración del estado de emergencia en Francia a raíz de los atentados yihadistas que golpearon el país desde enero 2015.

AFP