Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Humo procedente del hotel Al Qasr, al oeste de Adén, donde se alojan el primer ministro y varios miembros de su gobierno, tras el ataque del 6 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Amnistía Internacional urgió a la "suspensión del envío de determinadas armas" a la coalición dirigida por Arabia Saudita en Yemen, tras recopilar "pruebas contundentes sobre crímenes de guerra" que necesitan "una investigación independiente".

Al recordar que Estados Unidos arma especialmente a la coalición contra los rebeldes hutíes, Amnistía señala en un informe difundido el miércoles "nuevas pruebas de ataques aéreos ilegales", llevados a cabo por esta coalición dirigida por Riad.

Algunos de estos bombardeos representan "crímenes de guerra", según Donatella Rovera, quien dirigió una misión de investigación en Yemen.

"Las bombas caen día y noche", lamenta la organización de defensa de los derechos humanos, que aborda especialmente la situación de los civiles en el norte de Yemen, controlado por los rebeldes chiitas hutíes.

El documento analiza 13 ataques aéreos de la coalición árabe en Saada, feudo de los rebeldes, en los que unos 100 civiles murieron, entre ellos 59 menores, entre mayo y julio de 2015. Amnistía denuncia el uso de bombas de racimo, prohibidas internacionalmente.

"Estados Unidos y otros países que exportan armas a cualquiera de las partes en conflicto en Yemen tienen la responsabilidad de garantizar que el envío de las armas que autorizan no favorece serias violaciones del derecho humanitario internacional", agrega.

Amnistía Internacional "insta a una suspensión del envío [de armas y municiones] a miembros de la coalición dirigida por Arabia Saudita, que participan en la campaña militar" contra los hutíes, indica el informe.

Desde marzo, Arabia Saudita, a la cabeza de una coalición de una decena de países árabes sunitas, busca expulsar a los rebeldes hutíes de los territorios que conquistaron en Yemen, entre ellos la capital, Saná, a partir del verano de 2014.

Las oenegés acusaron a la coalición de haber cometido numerosos "atropellos" con los bombardeos "indiscriminados" de estos últimos seis meses.

El informe de Amnistía denuncia un "espantoso desprecio respecto a la vida de los civiles" por parte de la coalición, que califica de "objetivos militares" ciudades enteras como Saada y Marran, en el norte de Yemen.

AFP