AFP internacional

El logo de Audi en el Salón del Automóvil de Detroit, en Michigan, el 10 de enero de 2017

(afp_tickers)

La justicia alemana extendió el viernes su investigación por fraude en el caso de los motores diésel manipulados de Audi, marca de alta gama del grupo Volkswagen, tras el anuncio, la víspera, de una llamada a revisión de vehículos en Europa.

La fiscalía de Múnich (sur), que estaba a cargo de la investigación de los vehículos diésel manipulados vendidos en Estados Unidos por Audi, "extendió hoy sus investigaciones" a los vehículos implicados en una llamada a revisión en Alemania y en el resto de Europa, anunciada la víspera, indicó a la AFP un portavoz.

La AFP intentó contactar, sin éxito, a los portavoces de Audi para que comentaran esta decisión.

A mediados de marzo, la justicia alemana registró varios locales del constructor de Ingolstadt (sur) en el marco de esta investigación por fraude. La investigación sigue abierta contra nadie en particular, pues la fiscalía no tiene ninguna sospecha inicial contra los dirigentes actuales o pasados de Audi en este momento, precisó el portavoz.

Audi había anunciado la víspera una llamada a revisión de 24.000 vehículos diésel en Europa, 14.000 de los cuales en Alemania, construidos entre 2010 y 2013. Se trata de los modelos de lujo A7 y A8, de gran cilindrada, fabricados según la Norma Euro 5 de la Comisión Europea sobre emisiones.

La revisión de los modelos efectuada por Audi a raíz del estallido del escándalo de los motores diésel en Volkswagen llevó al constructor bávaro a identificar "anomalías" en estos vehículos, según un comunicado de Audi publicado el jueves por la noche.

En estos coches, las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) "superan en ciertas situaciones del 20 al 100% los valores autorizados", detalló Audi. Se sospecha del programa de transmisiones, según el constructor.

Antes de que Audi se pronunciara al respecto, el ministro alemán de Transporte, Alexander Dobrindt, había declarado que el constructor había "instalado un dispositivo no autorizado" en esos vehículos para que parecieran más limpios de lo que eran en realidad durante los tests de emisiones contaminantes.

"Audi debe presentar antes del 12 de junio sus soluciones para resolver el problema", indicó un portavoz del ministerio de Transporte durante una rueda de prensa regular del gobierno, este viernes.

El grupo Volkswagen es objeto de litigios judiciales y de investigaciones por haber instalado un programa manipulado en 11 millones de vehículos diésel en todo el mundo, una estratagema a gran escala revelada en septiembre de 2015.

AFP

 AFP internacional