Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos empleados de la aerolínea Turkish Airlines atienden a unos pasajeros en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York el 21 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Desde la pasta dental hasta las navajas de bolsillo, pasando por los cartuchos de tinta, la prohibición por parte de las autoridades estadounidenses y británicas de los ordenadores portátiles y las tabletas en algunos vuelos amplía la ya larga lista de productos no permitidos en los aviones.

A continuación, los episodios terroristas que llevaron a prohibir en los vuelos numerosos productos de consumo corriente.

- Tijeras, cuchillos y cúters -

Inmediatamente después del 11 de septiembre 2001 se prohibieron en cabina todos los objetos cortantes, metálicos o no (tijeras, hojas de afeitar, cúters, navajas, etc.), que deberán ser enviados en bodega.

Los objetos contundentes (bates de béisbol, instrumentos de artes marciales, matracas), así como las armas de fogueo también están prohibidas.

- Prendas explosivas -

El 22 de diciembre de 2001, el británico Richard Reid fue controlado a bordo de un vuelo de American Airlines entre París y Miami cuando intentaba hacer estallar sus zapatillas deportivas, que contenían un explosivo.

Las medidas de seguridad durante el embarque se hicieron más rigurosas y desde entonces los pasajeros deben pasar sus calzados por un escáner.

Nuevo intento el 25 de diciembre de 2009, cuando el nigeriano Umar Faruk Abdulmutallab intenta en vano hacer estallar un artefacto explosivo disimulado en su ropa interior cuando su vuelo se acercaba a Detroit, en Estados Unidos.

- Bombas líquidas -

El 10 de agosto de 2006, las autoridades británicas anuncian haber desbaratado un plan de ataque terrorista para hacer explotar simultáneamente varios aviones en vuelo con explosivos líquidos.

Desde esa fecha se aplican drásticas restricciones a los productos líquidos y las cremas. Se aceptó exceptuar la leche para bebés, que debe ser controlada antes del embarque.

Los frascos con líquidos que no superen los 100 mililitros están autorizados si se los pone en una bolsa de plástico transparente y hermética.

Como en el caso de otros objetos -en particular los cuchillos que a veces están disponibles en los restaurantes después de los controles de seguridad-, los líquidos pueden, sin embargo, comprarse, incluso en gran cantidad, antes del embarque.

- Explosivos ocultos en cartuchos -

Dos paquetes destinados a Estados Unidos que contenían explosivos disimulados en cartuchos de tinta para imprimir y un dispositivo de incendio fueron interceptados el 28 de octubre de 2010 en Dubái y Londres.

Los cartuchos de impresión están ahora prohibidos a bordo de los aviones, incluso en las bodegas, al igual que todos los productos inflamables.

- Ordenadores portátiles sospechosos -

La explosión a bordo de un Airbus A321 de la compañía somalí Daallo Airlines el 2 de febrero de 2016 provocó un agujero de un metro de diámetro en su fuselaje.

Solo el portador de una presunta bomba resultó muerto en ese atentado reivindicado por los islamistas shebab somalíes afiliados a Al Qaida, que además dejó dos heridos leves entre los pasajeros. El piloto del aparato logró hacer un aterriza de emergencia.

Las imágenes de vigilancia que mostraban a un sospechoso antes del embarque sugerían que el explosivo había sido ocultado en su ordenador portátil.

Se agregaron medidas de seguridad más estrictas con los aparatos electrónicos a las que ya estaban en vigor desde 2014 y los pasajeros pueden verse obligados a encender sus ordenadores y sus teléfonos móviles para su verificación antes del embarque.

- Baterías de litio -

Tras varios incidentes en vuelo con baterías de litio (li-ion) que se prendieron fuego, su transporte a bordo es objeto de severas restricciones.

A pesar de que no se invoca el riesgo de un ataque terrorista, desde abril de 2016 está en vigor la prohibición de trasladar baterías de litio en la bodega.

La responsabilidad de las baterías de litio fue mencionada como una de las posibles causas de la desaparición en marzo de 2014 del vuelo MH370 de Malaysia Airlines, que llevaba un embarque con varios centenares de kilos de ese tipo de baterías.

Los aparatos electrónicos de los pasajeros con ese tipo de baterías no estaban prohibidos hasta ahora en cabina.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP