Turquía afirmó el sábado que no retendrá "hasta el fin de los tiempos" a los prisioneros extranjeros del grupo yihadista Estado Islámico (EI) capturados en Siria y los devolverá a sus países de origen, especialmente a los europeos.

"Los mantendremos bajo nuestra custodia por un tiempo. Luego los enviaremos de vuelta a sus países", declaró a la prensa el ministro turco del Interior, Süleyman Soylu.

"No podremos retenerlos hasta el fin de los tiempos (...) No somos un hotel de los miembros de Daesh" (acrónimo en árabe para designar al Estado Islámico), insistió.

Además, el ministro turco acusó a varios países europeos, como los Países Bajos y el Reino Unido, de privar a algunos de sus ciudadanos de la nacionalidad para impedir que Ankara los expulse. "Encontraron una solución fácil (...) Ellos dicen: 'Les quitamos su nacionalidad, no es nuestro problema'. Esto es inaceptable desde nuestro punto de vista. Es totalmente irresponsable", explicó Soylu.

Turquía lanzó el mes pasado una ofensiva en el nordeste de Siria contra una milicia kurda que califica de "terrorista", pero que ha apoyado a los países occidentales en su lucha contra el EI.

Durante esta incursión, que se detuvo tras la firma de acuerdos con Estados Unidos y Rusia, las fuerzas turcas capturaron a miembros del EI que estaban bajo custodia de los milicianos kurdos.

Según varios países, como Estados Unidos, otros prisioneros del EI escaparon de las prisiones aprovechando el caos provocado por la ofensiva turca.

Ankara pide regularmente a los países europeos que se hagan cargo de sus ciudadanos que se unieron al EI en Siria, pero éstos se niegan hasta ahora a hacerlo, sobre todo por razones de seguridad.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes