Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El crucero Carnival Freedom el 18 de febrero de 2013 en Key West, Florida

(afp_tickers)

Activistas anticastristas en Miami saludaron este martes la "valiente" decisión de la empresa estadounidense Carnival de postergar sus cruceros a Cuba si La Habana no permite que a bordo viajen personas nacidas en la isla.

"Creo que fue una decisión valiente y sabia de parte de Carnival", indicó en rueda de prensa Ramón Saúl Sánchez, el presidente de la organización Movimiento Democracia, que realizó en días pasados protestas contra Carnival, la principal empresa mundial de cruceros, con sede en Miami, Florida (sureste de EEUU).

Ante una creciente ola de críticas de activistas, líderes políticos e incluso del gobierno de Barack Obama, Carnival anunció el lunes que comenzó a aceptar reservas de personas nacidas en Cuba, algo que hasta entonces no permitía, debido a una política que impide que los nacidos en ese país ingresen a la isla por mar.

La empresa indicó que dialoga con La Habana para que suspenda la política, pero advirtió que si no hay un cambio, postergará sus cruceros, que tenían previsto iniciar el 1 de mayo desde el puerto de Miami, la ciudad que alberga a la mitad de la diáspora de dos millones de cubanos en Estados Unidos

"No es una victoria nuestra, es más que eso, es una victoria por la defensa de los derechos de las personas", dijo Sánchez.

El Movimiento Democracia indicó que seguirá adelante con una protesta de varias lanchas frente al puerto de Miami, prevista para el 1 de mayo, para exigir a La Habana que respete "el derecho de los cubanos de entrar a su nación por mar", señaló.

Carnival recibió autorización de Cuba y Estados Unidos para realizar cruceros entre ambos países, suspendidos desde el triunfo de la revolución cubana en 1959, dentro del histórico proceso de acercamiento entre ambos países iniciado en diciembre de 2014.

Por otro lado, Sánchez se refirió a la notificación que recibió de autoridades migratorias estadounidenses la semana pasada, que le denegaron la solicitud de residencia que hizo en 2002 y le pidieron abandonar el país.

El exiliado cubano, que llegó a Estados Unidos hace casi medio siglo, dijo que sus abogados pedirán reabrir el caso y se mostró confiado en que no tendrá que abandonar el país, aunque afirmó que de ser deportado regresará a Cuba.

Cuba considera a Sánchez un "terrorista" con "patente de corso" de Washington, y rechaza como "provocaciones" las protestas de su Movimiento Democracia, que suele lanzar fuegos artificiales desde barcos en aguas internacionales frente a La Habana.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP