Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un policía iraquí, en una calle de Bagdad el 19 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

La detención de un automovilista por posesión ilegal de armas le ha costado cara al capitán de policía Ahmed, que tuvo que huir de Bagdad con su familia.

Y es que en Irak los policías y la ley tienen menos peso que las tribus.

En un retén, el policía encontró en un coche una pistola y, con la ayuda de sus colegas, detuvo al conductor. Poco después, unos hombres armados desembarcaron y obligaron a los agentes a liberarlo.

"Sólo pudimos quedarnos con la pistola", afirma a la AFP este oficial, que prefiere no dar su apellido. Cuenta que, días más tarde, lo amenazaron por teléfono. "Sabemos dónde vives, dónde está tu familia", le dijo una persona reclamando el arma.

Con otros oficiales, logró contactar con unos representantes de la tribu del hombre detenido brevemente, que le presentaron documentos, visiblemente falsos, que certificaban que el arma era legal. El capitán devolvió la pistola y el dosier se archivó.

En Irak, es tradición resolver los litigios entre tribus, sin pasar por la ley.

Los consejos locales y representantes de las familias ejercen de mediadores y deciden compensaciones, financieras o de otro tipo, que las dos partes negocian y aceptan.

- "¡No intervengo más!" -

El policía Ali, que tampoco quiere revelar su apellido, tuvo que pagar casi 10.000 dólares y su capitán casi otro tanto para poner fin a un conflicto.

Durante una redada para cerrar establecimientos ilegales en Bagdad, uno de los propietarios pegó a Ali. Él respondió con una porra.

Tres semanas más tarde, su comisaría recibió un mensaje de una tribu que venía a decir: oficiales y policías implicados en el caso deben dar explicaciones o bien los jóvenes de la tribu se ocuparán de ellos.

Ali pidió ayuda a sus superiores. pero no quisieron involucrarse en un "asunto tribal".

Así que él y su capitán se personaron ante la "asamblea tribal" y tuvieron que pagar.

Desde ese día ha cambiado de estrategia: "Si veo que alguien infringe la ley, no intervengo. No quiero problemas".

En Irak, país conservador donde el origen y el apellido influyen en todos los ámbitos -empleo, matrimonio o política-, "las costumbres tribales tienen un impacto real en la sociedad", estima Husein Allaui, que da clases de seguridad nacional en la Universidad Al Nahrain de Bagdad.

- "Promesas tribales" -

Hasta la caída del dictador Sadam Husein en 2003, la ley del Estado prevalecía sobre la tribal. La situación ha cambiado. "Desde hace unos diez años, no se ha tomado ninguna medida" para limitar "el impacto negativo" de estas costumbres, asegura Allaui.

Con total impunidad, "algunos usan el nombre de su tribu para obstaculizar el trabajo de las fuerzas de seguridad", añade el experto. Esto perjudica incluso "las inversiones extranjeras" porque los empresarios dudan en implicarse en un país que figura entre los más corruptos del planeta.

En un intento por invertir la tendencia, una unidad del ministerio del Interior se dedica a las relaciones con las tribus, con la misión -explica el experto- de que estas estructuras influyentes colaboren con las fuerzas de seguridad en la aplicación de la ley.

Este mes, en la ciudad santa chiita de Nayaf, las autoridades han organizado una conferencia con dignatarios tribales.

"Se ha firmado un protocolo entre las tribus y los ministerios del Interior y de Justicia", según Abud al Isaui, que dirige la comisión tribal del Parlamento. El representante del ministerio del Interior recuerda que "quienquiera que arremeta contra un miembro de las fuerzas del orden, se expone a tres años de cárcel".

Pero un comandante de la policía que ha pedido permanecer en el anonimato asegura que "son promesas hechas por algunas tribus. En el terreno no se aprecia diferencia alguna".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP