La coalición encabezada por Arabia Saudita anunció el enjuiciamiento de algunos de sus militares sospechosos de haber cometido abusos durante ataques en Yemen, donde las Naciones Unidas deploran una "multitud" de crímenes de guerra.

Este enjuiciamiento, anunciado el miércoles es el primero desde que la coalición, que incluye a los Emiratos Árabes Unidos, inició su intervención en Yemen, en marzo de 2015, en apoyo de las fuerzas del gobierno yemení contra los rebeldes hutíes apoyados por Irán.

Por el momento se facilitaron pocos detalles sobre cuales serán los tribunales encargados del tema, el número de acusados y sus nacionalidades.

En su visita a Londres, el portavoz de la coalición, el coronel saudita Turki Al Maliki, declaró que "las autoridades judiciales iniciaron procedimientos" y que "las sentencias se anunciarán una vez que sean definitivas".

El coronel Maliki añadió que esos procedimientos se iniciaron sobre la base de investigaciones realizadas por el "Equipo Conjunto de Evaluación de Incidentes" (JIAT).

Bajo presión internacional, la coalición estableció este equipo para investigar de manera independiente las irregularidades cometidas por sus fuerzas durante las operaciones en Yemen, donde vastas zonas, incluida la capital Saná, están en manos de los rebeldes.

Entre los hechos examinados por el JIAT, figuran el bombardeo en 2016 de un hospital en zona rebelde en el que también trabajaba Médicos Sin Fronteras, ataque que dejó 19 muertos.

También un ataque aéreo contra un autobús, en el que hubo 50 muertos, entre ellos 40 niños.

Este ataque en la localidad de Dahyan, en el norte del país controlado por los hutíes, provocó una protesta internacional.

- Nadie tiene las manos limpias -

La coalición se comprometió en exigir responsabilidades a los responsables de "violaciones del derecho internacional humanitario -si las hay- en conformidad con las leyes y reglamentos de cada país miembro de la coalición", declaró el coronel Maliki, según la agencia oficial saudita SPA.

La coalición está formada por varios países musulmanes, pero sus pilares son Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, que hacen intervenir a sus aviones en las operaciones militares en Yemen.

"Nadie tiene las manos limpias en este conflicto", señaló uno de los expertos de las Naciones Unidas, Charles Garraway, durante la presentación el 3 de septiembre en Ginebra de un informe sobre los crímenes de guerra en Yemen.

El grupo de expertos, establecido por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en 2017, identificó, en la medida de lo posible, a las "personas que podrían ser responsables de crímenes internacionales y transmitió esos nombres", que siguen siendo confidenciales, a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Ataques y disparos aéreos dirigidos indiscriminadamente contra la población civil, utilización de la hambruna como arma de guerra, tortura, violación, detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, reclutamiento de niños menores de 15 años, son los crimines de guerra que se habrían cometido en Yemen de acuerdo con este informe.

Desde 2014, el conflicto causó decenas de miles de muertos, muchos de ellos civiles, según las oenegés y sumió a Yemen, el país más pobre de la península arábiga, en la peor crisis humanitaria del mundo según la ONU.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes