Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Fieles musulmanes oran alrededor de la Kaaba, el principal santuario del islam, el viernes 23 de junio en la Gran Mezquita de La Meca, en Arabia Saudí

(afp_tickers)

Arabia Saudí anunció haber frustrado el viernes un atentado de envergadura contra la gran mezquita de La Meca, deteniendo a cinco personas y acorralando a un suicida en el complejo del principal lugar sagrado del islam, donde había decenas de miles de fieles congregados.

"Las fuerzas de seguridad frustraron el viernes una acción terrorista inminente contra la seguridad de la Gran Mezquita y sus fieles", declaró este sábado de madrugada el portavoz del Ministerio del Interior, el general Mansur Al Turki.

Once personas —seis peregrinos y cinco policías— resultaron heridas en el hundimiento parcial del edificio de tres pisos donde se hizo estallar un kamikaze, indicó un portavoz en un comunicado publicado por la agencia oficial SPA.

El viernes miles de peregrinos estaban en la Gran Mezquita para celebrar el último viernes del Ramadán, el mes de ayuno musulmán. El intento de atentado fue condenado por varios países, entre ellos Catar e Irán, rivales de Arabia Saudí.

Catar expresó su solidaridad con "el hermano saudí", según un comunicado del ministerio de Exteriores y a pesar de la profunda crisis diplomática que opone a ambos países, en la que los saudíes acusan a Catar de "apoyar el terrorismo".

Por su parte, Irán, que también tiene relaciones muy tensas con Arabia Saudí, condenó el ataque y dijo estar dispuesto a "cooperar" en la lucha contra los "traficantes de muerte".

Por su parte, Al Azhar, la principal institución del islam suní, con sede en Egipto, condenó el atentado y afirmó apoyar a Riad "en la lucha contra el terrorismo hasta su erradicación". El secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit, condenó también un intento de "aterrorizar a los inocentes".

Según el portavoz saudí, el kamikaze formaba parte de un "grupo terrorista" establecido en La Meca y Yedá, la capital económica del país. Cinco miembros de ese grupo, incluida una mujer, fueron detenidos.

Los policías asaltaron el edificio donde se había encerrado el kamikaze pero "desgraciadamente empezó a disparar contra las fuerzas de seguridad cuando se dio cuenta de su presencia, lo que llevó a un intercambio de disparos y luego se hizo estallar", explicó el portavoz del gobierno ante la televisión.

- "Plan desde el extranjero" -

Los heridos son cinco residentes extranjeros en Arabia Saudí, que estaban cumpliendo el umra o peregrinaje menor a La Meca, y cinco policías. Dos de los peregrinos heridos siguen hospitalizados y los cuatro restantes ya han salido del hospital.

Según el portavoz del gobierno, el atentado "terrorista" contra el "lugar más sagrado" del islam fue "un plan dirigido desde el extranjero contra la seguridad y la estabilidad" de Arabia Saudí, aunque no citó a ningún país en particular.

También recordó que en los últimos dos años han sido desmanteladas varias células en La Meca y sus alrededores, cuyo objetivo era "poner en entredicho la capacidad [de las autoridades] del reino para garantizar la seguridad de los peregrinos".

Es la segunda vez en menos de un año que se produce un ataque contra un lugar santo del islam en Arabia Saudí. En julio de 2016, cuatro guardias de seguridad murieron cerca de la mezquita de Mahoma, en Medina, el segundo lugar sagrado del islam.

El 20 de noviembre de 1979 se produjo un atentado espectacular en La Meca, cuando integristas musulmanes sunitas ocuparon la Gran Mezquita. Catorce días más tarde las autoridades lanzaron un asalto para desalojarlos que dejó 333 muertos, según el balance oficial.

AFP