Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un peregrino chií de Irán reza frente a la Kaaba, dentro de la Gran Mezquita de La Meca, en 2008

(afp_tickers)

El ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudita afirmó este domingo que Irán propone unas condiciones "inaceptables" para la participación de sus ciudadanos en el gran peregrinaje anual de los musulmanes a La Meca.

"Irán reclamó el derecho de organizar manifestaciones... y de tener privilegios (...) que crearán el caos durante el Hajj (peregrinaje). Esto es inaceptable", declaró el ministro saudita Adel al Jubeir en una conferencia de prensa común con su homólogo británico Philip Hammond en Yeda, en el oeste de Arabia Saudita.

El ministro hacía referencia a las manifestaciones de "la aversión a los ateos", llenas de eslóganes hostiles contra Estados Unidos e Israel, que los fieles chiitas iraníes intentan organizar cada año durante el peregrinaje Arabia Saudita, de mayoría sunita.

En 1987, una manifestación de peregrinos iraníes a la Meca terminó en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad sauditas, provocando 402 muertos, 275 de ellos iraníes.

Desde entonces, los peregrinos iraníes se han acostumbrado a manifestarse discretamente por su parte durante el Hajj, para evitar el contacto con las fuerzas de seguridad de Arabia Saudita.

Después de dos rondas de negociaciones con Riad, Teherán anunció el domingo que este año no enviaría peregrinos al Hajj, acusando a las autoridades sauditas de "bloquear el camino de acceso a Alá".

Riad y Teherán mantenían desde hace meses difíciles conversaciones para fijar las condiciones de la organización del gran peregrinaje previsto este año para septiembre.

"El Hajj no puede politizarse", consideró Jubeir, señalando sin embargo que Riad respondió de forma favorable a las demás peticiones de Teherán.

El ministro precisó que su gobierno aceptó especialmente la emisión de visados electrónicos para los fieles iraníes y que la compañía nacional iraní asegure el transporte de la mitad de los peregrinos a este país.

Según Jubeir, Irán podría también beneficiarse de la representación diplomática en Yeda, ciudad saudita cerca de La Meca, a través de la embajada de Suiza que representa los intereses iraníes en Arabia Saudita.

Riad y Teherán rompieron sus relaciones diplomáticas a principios de este año.

Pero "los iraníes rechazaron firmar un memorándum de entente" para la participación de sus fieles en el Hajj este año, añadió el ministro saudita, asegurando que su país "no impide a nadie efectuar el peregrinaje".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP