AFP internacional

El ministro saudita de Energía y Recursos Industriales y Minerales, Jaled al Faleh, durante una rueda de prensa en Riad, el 17 de abril de 2017

(afp_tickers)

Arabia Saudita, primer exportador mundial de petróleo, que busca reformar su sector energético, se ha fijado como objetivo generar 10% de su electricidad mediante energías renovables en 2023, informó este lunes su ministro de Energía.

En un foro en Riad sobre las inversiones en las energías renovables, Jaled al Faleh afirmó que su país también quería exportar energía limpia y la tecnología que va asociada a ella.

El ministro anunció "30 proyectos que se tienen que poner en marcha" para alcanzar el objetivo de unos 10 gigavatios de producción de energías renovables.

Actualmente, casi toda la electricidad del reino saudí proviene del petróleo o del gas natural.

Pero, ante la caída del precio del crudo, del que es el primer exportador mundial, y el consecuente aumento espectacular de su déficit público, Arabia Saudita lanzó el año pasado un amplio programa de diversificación de su economía.

El gobierno inició un "ambicioso" programa de energías renovables, principalmente la solar y la eólica, por un monto de entre 30.000 y 50.000 millones de dólares, según Faleh.

"La parte de las energías renovables en 2023 representará 10% de la producción total de electricidad en el reino", precisó el ministro.

"Queremos que el reino se convierta a mediano plazo en un país que desarrolla, fabrica y exporta tecnologías avanzadas de producción de energías renovables", afirmó.

"Es una auténtica transformación", reiteró Faleh, dando a entender que los cambios en el sector energético del reino serían tan importantes como el descubrimiento del petróleo en los años 1930.

AFP

 AFP internacional