Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen tomada con exposición larga para mostrar los círculos que los fieles hacen en torno a la Kabá, en la Gran Mezquita de La Meca, el 27 de agosto de 2017, al inicio del peregrinaje anual del hach

(afp_tickers)

Arabia Saudí recibe esta semana a cerca de dos millones de peregrinos procedentes de todo el mundo, muchas veces haciendo una travesía que no repetirán en su vida, para llegar a La Meca con motivo del hach, uno de los pilares del islam.

"Estoy emocionada porque muchas personas sueñan con estar en mi lugar", contó Eni, una indonesia de 47 años, que porta un velo de color beige.

"Nos sentimos más religiosos cuando nos vamos de este lugar", contó.

Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo, también es el que más peregrinos envía para el hach.

En el aeropuerto de Yeda, a 80 kilómetros al oeste de La Meca, decenas de miles de indonesios franquean la puerta dispuestos a llevar a cabo el hach.

Eni, absorta en su lectura del Corán, ignora el alboroto que la rodea y el calor aplastante.

"Después de mi primera peregrinación sentí que quería volver para sentirme más conectada", dijo en referencia al profeta Mahoma.

Después, vuelve a centrarse en el libro sagrado.

El hach es uno de los cinco pilares del islam, un viaje que todo musulmán que tenga los medios debe hacer al menos una vez en su vida.

"Este año esperamos cerca de dos millones de peregrinos", dijo a la AFP Abdelmajeed Mohamed Al Afghani, director del organismo que se encarga del hach y de la umra (la peregrinación en otras épocas del año).

- La geopolítica y el hach -

Este año volverán a La Meca los peregrinos iraníes, que no viajaron en 2016 tras la mortal estampida del año anterior que dejó cerca de 2.300 muertos.

Esta fue la peor catástrofe de la historia de esta celebración y dejó cerca de 464 víctimas iraníes.

Después de la tragedia, Irán criticó duramente a Arabia Saudí por la organización de la peregrinación.

En enero de 2016, ambos países rompieron sus relaciones diplomáticas. La decisión la tomó Riad tras el ataque a su embajada en Teherán por manifestantes que protestaban contra la ejecución en Arabia Saudí de un dignatario religioso chiita.

Según los analistas, ni Riad ni Teherán desean prolongar la pugna.

"Politizar un evento como este no aporta nada bueno", dijo Sliman Zeghidur, autor de "La vida cotidiana en La Meca: de Mahoma a nuestros días".

Pero desde hace un tiempo en la región se escuchan acusaciones de que el hach se contamina con asuntos políticos ajenos.

La semana pasada, Arabia Saudí decidió reabrir su frontera con Catar para permitir que los fieles cataríes realicen esta peregrinación, en medio de una crisis diplomática entre Riad y Doha.

Desde el 5 de junio pasado, Catar vive aislado y bajo un duro embargo impuesto por sus vecinos del Golfo, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Baréin, además de Egipto, que lo acusan de apoyar el "terrorismo" y de ser demasiado cercano a Irán.

Doha había acusado a Riad de obstaculizar la peregrinación, pero la semana pasada el reino anunció que la frontera iba a ser abierta para los cataríes que desearan ir a La Meca y que aviones sauditas iban a ser enviados a Doha para transportarlos.

- "Cada vez es diferente" -

En la zona de llegadas del aeropuerto, los peregrinos caminan raudos y atentos para no perder al resto del grupo.

"Estoy tan contento de ser parte de esto este año", dijo Mohammed Said, un nigeriano de 43 años, vistiendo el "ihram", el traje tradicional que usan los hombres para este rito.

"Quiero poder hacerlo todos los años en los que pueda permitírmelo", agregó Said, quien acude por tercera vez. "Cada vez es diferente, es como hacerlo por primera vez".

Para Zeghidour, este viaje hace que los peregrinos experimenten un sentimiento colectivo.

"El peregrino tiene que correr, moverse y cumplir con varias etapas" del ritual.

"Es tan absorbente a nivel físico y mental que no hay tiempo para pensar en la crisis del Golfo", dice.

El autor contó que muchos peregrinos vienen desde Asia o África y llegan a un lugar donde pueden intentar olvidar los sufrimientos en sus países de origen.

Para muchos peregrinos esto incluye los temores de ataques yihadistas, especialmente para quienes vienen de países como Irak o Siria.

Pero esta amenaza no ha disuadido a Fatima, originaria de Perpiñán, en el sur de Francia.

"He estado esperando hacer este viaje durante mucho tiempo", dijo la mujer, que lleva un velo rojo, como el resto del grupo con el que viaja.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP