Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una saudí se baja de un coche en un centro comercial de Riad el 27 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

Arabia Saudí ha autorizado a las mujeres a conducir, rompiendo un tabú en este reino ultraconservador regido por una visión rigorista del islam, que impone importantes restricciones a sus ciudadanas.

La comunidad internacional celebró la decisión del reino saudí, que era el único país que prohibía que sus mujeres se pusieran al volante.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y el presidente estadounidense, Donald Trump, consideraron la medida un avance para las mujeres en el Estado árabe, que a menudo es objeto de críticas en materia de derechos humanos.

"Se suceden las buenas noticias procedentes de Arabia Saudí", declaró el ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash.

El rey Salman ordenó el martes por la noche autorizar la concesión del permiso de conducir a las mujeres, según un decreto difundido por la agencia de prensa estatal SPA.

Esa medida, reclamada desde 1990 por militantes, entre ellas algunas que fueron detenidas por no acatar la prohibición, entrará en vigor a partir de junio de 2018.

Entretanto, las agencias afectadas por el cambio legal deberán "hacer todas las modificaciones necesarias en la normativa vigente" y desarrollar las infraestructuras requeridas para acoger a "millones" de candidatas, explicó la embajada saudí en Washington.

"¡Estoy entusiasmada y al mismo tiempo sorprendida!", exclamó en Riad Haya Rikayan, una empleada de banco de 30 años. "No me esperaba a una decisión como ésta antes de 10 o 20 años", reveló.

- Otras restricciones -

"¡Es un día muy feliz! Aún no me lo creo, sólo me lo creeré cuando lo vea con mis propios ojos", dijo Shatha Dusri, empleada de la compañía petrolera Aramco en Dahrán (este).

Muchas mujeres de la élite saudita, que podían conducir en lugares como Londres o Dubái, habían intentado saltarse esa prohibición en su país, pero habían sido detenidas.

"Es el resultado de la valentía de militantes que hicieron campaña durante años", dijo Amnistía Internacional.

Las sauditas siguen siendo objeto de duras restricciones en su país, donde están sometidas a la tutela de un hombre de su familia -generalmente el padre, el marido o el hermano- para estudiar o viajar.

En el marco de su ambicioso plan de reformas económicas y sociales de aquí a 2030, Riad parece dispuesto a suavizar algunas de las restricciones impuestas a las mujeres

- Posibles reticencias -

El sábado, las mujeres pudieron celebrar por primera vez la fiesta nacional en un estadio, un derecho que siempre se les había negado, en aplicación de la estricta regla de separación entre los sexos en los espacios públicos.

Riad intenta promover, poco a poco, ciertas formas de diversión en un país donde la mitad de la población tiene menos de 25 años, a pesar de la oposición de los ultraconservadores.

El ministro saudí del Interior insistió en una serie de tuits en el hecho de que la "mayoría de los ulemas" (doctores de la ley islámica) no se oponían a la decisión de dejar conducir a las mujeres, aunque advirtió de que las autoridades "no dudarán en tomar cualquier medida para preservar la seguridad y la estabilidad" del país.

En noviembre, el multimillonario príncipe saudita Al Walid ben Talal, conocido por hablar sin rodeos, había pedido que se dejara conducir a las mujeres, alegando el "coste económico" que suponía el hecho de que las mujeres dependieran de chóferes privados "extranjeros", de taxis o de sus maridos para desplazarse.

Los intentos de mitigar las restricciones sociales, que hasta el momento no se han traducido en mayores derechos civiles ni políticos, también buscan acallar las críticas sobre una reciente campaña de represión, según varios analistas.

Las autoridades detuvieron este mes a una veintena de personas, incluidos predicadores influyentes e intelectuales reformistas.

Algunos analistas afirman que varios de ellos habían criticado la política exterior del joven príncipe heredero Mohamed bin Salman, como el boicot a Catar, y algunas reformas como la privatización de empresas públicas y la reducción de las subvenciones estatales.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP