Arabia Saudita asumió este domingo la presidencia rotatoria del G20 con la esperanza de mejorar su imagen internacional frente a las críticas sobre su balance en materia de derechos humanos.

El país petrolero puso en marcha en los últimos años un programa de reformas económicas y sociales que da más espacio a los derechos de las mujeres.

Pero las oenegé denuncian la represión de los críticos con el régimen, un año después de la muerte del periodista Jamal Khashoggi, muerto a manos de agentes sauditas en el consulado de su país en Estambul.

"Arabia Saudita empezó su presidencia del G20 que continuará hasta la cumbre de dirigentes en Riad el 21 y 22 de noviembre de 2020", indicó este domingo la agencia saudita SPA.

El país sucede a Japón en la presidencia de esta organización que reúne a las principales potencias económicas mundiales, entre ellas Estados Unidos, China o la Unión Europea.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes