Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Arabia Saudita rechaza las acusaciones "infundadas" de asesinato de periodista

El periodista saudita Jamal Khashoggi, en Manama, en Baréin, el 15 de diciembre de 2014

(afp_tickers)

El ministro saudita de Interior tildó de "mentiras infundadas" este sábado las acusaciones sobre "órdenes para matar" al periodista disidente desaparecido Jamal Khashoggi, en la primera reacción de Riad ante tales afirmaciones, tras enviar una delegación a Ankara para investigar el caso con las autoridades turcas.

Respondiendo a las teorías que "circulan sobre órdenes para matar al periodista disidente Jamal Khashoggi", el ministro saudita de Interior denunció en una declaración oficial "mentiras infundadas".

Riad está "comprometido con su tradición de respeto a las reglas y a las convenciones internacionales", agregó el ministro, el príncipe Abdel Aziz bin Nayef, citado por la agencia de prensa gubernamental SPA.

Jamal Khashoggi, editorialista crítico con el poder saudita y colaborador con el diario The Washington Post, está desaparecido desde su entrada, el 2 de octubre, al consulado de Arabia Saudita en Estambul.

Si bien las autoridades sauditas se apresuraron a calificar de "infundadas" las acusaciones según las cuales Khashoggi fue asesinado en el consulado, desde entonces se habían mantenido en estricto silencio.

Hasta ahora, la única respuesta que dio Riad fue su afirmación de que las cámaras del consulado no funcionaban ese día.

El ministro saudí de Interior también se congratuló el viernes por la noche por las labores de cooperación iniciadas por su país y Turquía para investigar las causas de la desaparición, que provocó tensiones entre Arabia Saudita, Turquía y Estados Unidos, adonde el periodista se exilió en 2017.

Una fuente diplomática turca indicó anteriormente a la AFP que la delegación saudita llegó a Ankara. Según la agencia estatal Anadolu, tenía previsto reunirse con responsables turcos durante el fin de semana.

- Desacuerdo sobre el registro -

Las tensiones entre Riad y Ankara se acentuaron cuando responsables turcos afirmaron que el periodista había sido asesinado por agentes sauditas. Arabia Saudita defiende que el editorialista dejó el edificio, pero no presentó pruebas de ello.

Los diarios Sözcü y Milliyet informaron este viernes que cuando Khashoggi entró al consulado llevaba un "reloj inteligente" conectado a un teléfono que dejó a su novia, Hatice Cengiz.

Los dos periódicos afirman que así se transmitieron al teléfono grabaciones de audio que son actualmente examinadas por la justicia.

No obstante, mientras que Milliyet afirma que se registraron gritos y una pelea, Sözcü informa que en la grabación pueden oírse diálogos, pero no gritos, en este audio "de varios minutos".

The Washington Post señaló que Turquía le habría dicho a Estados Unidos que dispone de grabaciones de audio y de video que muestran cómo Khashoggi fue "interrogado, torturado y después asesinado" en el interior del consulado, antes de que se desmembrara su cuerpo.

Arabia Saudita dio luz verde el martes a un registro de su consulado en Estambul, pero este viernes aún no había tenido lugar.

Según el diario progubernamental Sabah, este retraso se explica por un desacuerdo sobre las condiciones de esta investigación, ya que tras haber dado su acuerdo, Arabia Saudita señaló que no aceptaría más que un registro "visual", según las informaciones de dicha publicación.

Las autoridades turcas rechazaron esta condición y desde entonces se llevan a cabo intensas negociaciones entre el fiscal, el ministerio turco de Relaciones Exteriores y responsables sauditas para intentar alcanzar un compromiso, según Sabah.

- Reacción internacional -

Varios países occidentales, entre ellos Reino Unido y Francia, se mostraron preocupados por la suerte del periodista.

Estados Unidos también presionó a su aliado saudita, aunque de momento se limitó a solicitar explicaciones. La Casa Blanca y el secretario de Estado, Mike Pompeo, se entrevistaron con el príncipe heredero, Mohamad bin Salmán.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que no deja de presionar a Riad para que entregue pruebas de que el periodista salió efectivamente del consulado, es escéptico sobre el argumento de las cámaras.

"Los hechos señalados son hechos graves, muy graves [...] Espero a que se establezcan la verdad y la claridad completas", declaró el presidente francés, Emmanuel Macron, este viernes.

"Estamos preocupados", declaró a la BBC el embajador saudita en Reino Unido, Mohammed ben Nawaf. Pero "hay una investigación en curso y sería prematuro que haga comentarios antes de haber visto los resultados finales de esta investigación".

Amnistía Internacional instó el viernes a las autoridades sauditas a revelar la suerte de Khashoggi, considerando que Riad es "como mínimo responsable de una desaparición forzada".

"Esperamos que el gobierno saudita no se libre de pagar el precio por el caso de Jamal Khashoggi", declaró a la AFP desde Beirut Heba Morayef, directora regional de Medio Oriente y el Norte de África de la organización.

burx-lsb/ezz/avz/sgf/bc/eg/jvb

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes