Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, habla durante una conferencia de prensa junto a su par uruguayo Tabaré Vázquez, el 7 de enero de 2016 en Colonia, Uruguay

(afp_tickers)

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, anunció este jueves la rebaja de un impuesto a los salarios reclamada por los sindicatos y que beneficia a los asalariados medios.

El anuncio sobreviene en medio de la presión sindical por aumentos salariales ante una inflación que llegó en 2015 al 30% y fue de 3,6% en enero según mediciones privadas.

La medida anunciada por Macri es retroactiva a enero y eleva de 20.000 a 30.000 pesos (unos 2.000 dólares) el piso a partir del cual se cobra el gravamen que pagan 1,1 millón de asalariados.

"Les agradezco la flexibilidad, muchos pensaban que teníamos que dar más, pero estas son etapas", dijo Macri frente a ministros, gobernadores y sindicalistas en la Casa de Gobierno.

La semana pasada el tema había sido abordado en la primera reunión que mantuvo Macri con representantes sindicales desde que asumió el 10 de diciembre.

"Es un avance, pero faltan muchos temas", señaló tras el acto Hugo Moyano, titular de una de las cinco centrales obreras que realizaron varias huelgas en los últimos años para peticionar por la eliminación del impuesto.

Los sindicatos reclaman que además se revean las escalas para la aplicación del impuesto que tiene un cálculo escalonado con una alícuota máxima del 35%.

Se estima que esos cambios formarán parte de un proyecto de ley que será enviado al Congreso a partir del 1 de marzo cuando comiencen las sesiones ordinarias.

Moyano indicó que pese al anuncio los sindicatos mantendrán su reclamo de conseguir aumentos salariales en torno al 32% y consideró "desactualizado" el piso a partir del cual se pagará impuesto.

"El clima de paritarias (negociaciones salariales entre sindicatos y empresas) es el mismo, el piso es 32%" de aumento, dijo Moyano sobre el peso del anuncio al recordar que aquellos trabajadores que no son beneficiados por los cambios "han tenido un efecto muy duro de la inflación" sobre sus salarios.

El gobierno plantea una meta inflacionaria de entre 20 y 25% para este año y pretende que las discusiones salariales se encuadren en esa franja.

Macri anunció además una ampliación de las asignaciones familiares, una ayuda del Estado para los salarios más bajos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP