Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente argentino Mauricio Macri en rueda de prensa en el Foro Económico Mundial de Davos en Suiza el 22 de enero de 2016

(afp_tickers)

El presidente argentino, Mauricio Macri, afirmó el miércoles que tardará dos o tres años en reducir la tasa de inflación, situada entre las más altas del mundo, proyectada en más del 30% anual para 2016, según consultoras privadas.

El mandatario había señalado en su campaña electoral en 2015 que el costo de vida era el problema más grave del país, pero una nueva escalada de precios se produjo impulsada por una devaluación de 30% al asumir el poder en diciembre.

"El gobierno está comprometido a reducir la inflación. Es un camino que va a llevar de dos a tres años tener la inflación como los demás países de Latinoamérica y del mundo", dijo en un acto público en la puerta de una cadena local de supermercados en la periferia oeste.

El mandatario, líder de una alianza de la derecha liberal, exhortó a los empresarios supermercadistas a "publicar los precios en internet para que cualquier argentino pueda chequear donde se encuentra el mejor precio y así defender su salario".

Macri mantendrá el jueves su primera audiencia con los líderes de la mayoritaria central obrera CGT, controlada por el opositor peronismo. Los sindicalistas reclaman ajustes de salarios mayores al 30% anual en línea con el índice de inflación que calculan las consultoras.

El gobierno ha suspendido la medición y difusión de indicadores inflacionarios, hasta nuevo aviso y por lo menos hasta la segunda mitad del año, bajo el argumento de que no encontraron ordenada la administración del instituto oficial de estadísticas INDEC.

Para cubrir una ausencia de estadísticas que se produce por primera vez en la historia del país sudamericano, el gobierno recomendó tomar temporariamente índices que elaboran la ciudad autónoma de Buenos Aires y la provincia de San Luis (centro).

Durante el gobierno de la presidenta peronista de centroizquierda Cristina Kirchner (2007-2015), el Indec fue denunciado por presunta manipulación de los índices. En respuesta aceptó crear un nuevo indicador de precios minoristas asesorado por el Fondo Monetario Internacional. Los resultados están aún en revisión por el FMI.

Los salarios en Argentina se fijan en las llamadas paritarias, negociaciones libres de cada sector económico entre sindicatos y cámaras patronales.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP