Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Finanzas Alfonso Prat-Gay en conferencia de prensa en la Casa Rosada de Buenos Aires el 19 de abril de 2016

(afp_tickers)

Argentina volvió este martes al mundo financiero tras un exilio de 15 años y colocó deuda soberana por 16.500 millones de dólares (unos 14.520 millones de euros) para pagar a fondos especulativos y sostener las arcas del gobierno.

"La mancha del 'default' de 2001 (por casi 100.000 millones de dólares) se cierra definitivamente", dijo el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay.

"El viernes, cuando se acrediten los fondos en nuestra cuenta, pagaremos 9.300 millones de dólares. Logramos 220 acuerdos con 'holdouts' de distinto tamaño", añadió en rueda de prensa.

La tasa promedio pactada es de 7,2%, para títulos cuyo tiempo de maduración será de 3, 5, 10 y 30 años, precisó el jefe del área económica del presidente Mauricio Macri.

"Dos terceras partes de los inversores son de Estados Unidos. Un cuarto son europeos y un 5% del Lejano Oriente. Otro 5% son de América Latina", dijo Prat-Gay.

El ministro sostuvo que ahora "puede zarpar sin temor a ser embargada la fragata 'Libertad'", nave insignia del país, confiscada en Ghana en 2012 por el juicio en Nueva York y luego devuelta a Argentina por orden de un tribunal internacional.

Antes de anunciar el resultado de la operación, Prat-Gay había dicho que la emisión argentina tuvo "la demanda más grande la historia en un mercado emergente y está entre las veinte más grandes de la historia para una emisión".

La demanda de bonistas por invertir llegó a 69.000 millones de dólares, precisó. "Es un buen retorno de Argentina a los mercados de capitales tras quince años de ausencia", dijo en Paris Jean-Marc Mercier, responsable del sector de obligaciones del HSBC, uno de los siete bancos a cargo de la operación.

El arreglo, sin embargo, no alcanza a la totalidad del 7% de bonistas con títulos en mora. Quedarán fuera valores por 3.500 millones de dólares en litigio en Nueva York. El 93% restante se acogió a los canjes de 2005 y 2010.

"El mundo le da a Argentina una oportunidad y no debería dejarla pasar, con una economía ordenada y reducción del déficit fiscal", dijo a la AFP el analista Fausto Spotorno de la consultora Ferreres.

En igual sentido, Dante Sica, director de la consultora Abeceb.com, dijo que "el riesgo no es el nivel de deuda que se pueda tomar. La clave es que el gobierno mantenga la atención y la mirada sobre los problemas fiscales, que haya un ordenamiento". El déficit fue de un 4% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2015.

- Salir de otro 'default' -

El ministro mencionó que el país podrá salir también de otro 'default' parcial, forzado en 2014 por una orden del juez de Nueva York Thomas Griesa, quien castigó al país por su incumplimiento de la sentencia en favor de los llamados 'fondos buitres'.

Griesa bloqueó 539 millones de dólares pagados a acreedores que aceptaron las reestructuraciones. El dinero quedó retenido en el Bank of NewYork (BoNY).

La medida se amplió después a otro pago por 2.500 millones de dólares que Argentina depositó en Buenos Aires a la orden de los bonistas. Nadie se presentó a cobrar ante el temor de una represalia judicial. Ahora deberá pagar más de 3.000 millones de dólares.

Esos fondos saldrán de la nueva colocación de bonos, porque al gobierno le quedarán disponibles unos 7.000 millones de dólares.

Los bancos colocadores fueron el Deutsche Bank, HSBC, JP Morgan, Santander, BBVA, Citigroup y UBS .

Macri, de centroderecha, celebró el lunes "haber salido de años de conflicto financiero con el mundo".

Los bonos se emitirán bajo jurisdicción de Nueva York. Allí obtuvieron un fallo favorable los acreedores que rechazaron las reestructuraciones de 2005 y 2010.

- Economía en aprietos -

Argentina cierra su conflicto judicial, pero en el plano interno afronta una situación económica difícil.

Macri pidió "austeridad" a los argentinos el lunes y "responsabilidad" a los empresarios a la hora de fijar sus precios.

El gobierno admite haber despedido a 11.000 empleados públicos y los sindicatos ubican en unos 100.000 el total de despedidos en los sectores estatal y privado.

Estimaciones privadas ya calculan en 40% anual la inflación. El gobierno aún no anunció medidas concretas para paliar la escalada de precios ni los bruscos aumentos de tarifas en agua, gas, electricidad y transporte que van de 100% a 700%.

Los incrementos no fueron acompañados por recomposiciones salariales, por lo que varios sindicatos ya realizaron protestas y huelgas nacionales.

La imagen positiva del presidente Macri, que asumió el poder el 10 de diciembre pasado, cayó ocho puntos, hasta situarse en el 50,1% en la primera semana de abril, reveló una encuesta del consultor Raúl Aragón.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP