Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y Argentina, Mauricio Macri, el 23 de marzo de 2016 en Buenos Aires

(afp_tickers)

Estados Unidos y Argentina firmaron este miércoles un acuerdo comercial durante la visita del presidente Barack Obama a Buenos Aires que rompe casi 15 años de aislamiento financiero internacional de la nación sudamericana

Tras una entrevista entre Obama y el presidente de Argentina Mauricio Macri, la Casa Blanca anunció la firma de un acuerdo marco de comercio e inversiones y el respaldo a la plena participación de Argentina en el FMI y otras entidades financieras clave.

Macri ganó las elecciones de noviembre y acabó con 12 años de gobiernos de los presidentes Néstor Kirchner y su esposa Cristina que se distanciaron de Washington.

Obama es proclive a respaldar a Macri, que asumió el 10 de diciembre, para darle la posibilidad de obtener apoyo financiero internacional y, además, asegurarle a Washington un nuevo aliado en la región.

"Estados Unidos se congratula por los esfuerzos del presidente Macri de fortalecer los vínculos de Argentina con el sistema financiero mundial e involucrarse en los foros económicos multilaterales", dijo la Casa Blanca.

También anunció que seis delegaciones comerciales visitarían Argentina y prometió asistencia técnica a Buenos Aires para emprender reformas.

Argentina es la tercera mayor economía de América Latina. Empero su default de 100.000 millones de dólares en 2001 la convirtió en una suerte de paria de los mercados de capitales los cuales le cerraron las puertas.

Macri, un conservador de ideas liberales, se abocó a resolver los pleitos pendientes con bonistas con los cuales llegó a un acuerdo que espera ser ratificado.

Mientras ese acuerdo no se ratifique, Argentina permanecerá marginada de la comunidad financiera y se mantendrá como un país poco atractivo para los inversores.

Obama viajó desde Cuba, cuyos ciudadanos se encuentran entre los más proestadounidenses de la región pese a la histórica enemistad entre La Habana y Washington. Argentina es un país donde el sentimiento antiestadounidense es grande.

El último presidente estadounidense que llegó a Argentina fue George W. Bush en 2005 pero su presencia desató masivas protestas que incluyeron disturbios y detenciones de manifestantes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP