Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Arkema salió a Bolsa en 2006 y su estrategia de desarrollo consistió en reforzarse en Asia y en la química especializada, gracias sobre todo a las adquisiciones

(afp_tickers)

Nacido de la restructuración de la división química de Total en 2004, Arkema, cuya planta de Crosby en Texas sufrió el jueves varias explosiones tras el paso del huracán Harvey, es el primer grupo químico francés.

Arkema se concentra en tres sectores muy específicos: materiales de alto rendimiento (adhesivos, polímeros técnicos, etc), química industrial (gases fluorados, agua oxigenada) y materiales para revestimiento (acrílicos, resinas...).

En diez años, su volumen de negocios pasó de un poco más de 5.000 millones a 7.500 millones de euros, lo que hizo de Arkema el primer grupo químico francés y uno de los líderes del mercado en Europa, detrás de otros como el alemán BASF, el belga Solvay y el holandés AkzoNobel.

El grupo, que tiene su sede principal en Colombes, cerca de París, cuenta con 19.500 empleados repartidos en 50 países y 133 plantas industriales, como la de Crosby.

En un sector que ha registrado numerosas fusiones y adquisiciones, Arkema se ha mantenido independiente.

Salió a Bolsa en 2006 y su estrategia de desarrollo consistió en reforzarse en Asia y en la química especializada, gracias sobre todo a las adquisiciones.

Este sector representó casi tres cuartas partes de su volumen de negocios el año pasado.

En química, las tendencias de fondo como los materiales ligeros y de origen biológico, las soluciones para la filtración de agua y las nuevas energías "representan fantásticas oportunidades para quienes saben aprovecharlas", explicó en julio Thierry Le Henaff, presidente del grupo desde su creación.

Tras haber adquirido el especialista de aditivos para pinturas Coatex en 2007 y varias actividades estadounidenses de Dow Chemical en 2010, Arkema compró en 2015 a su antigua casa madre Total la empresa Bostik, número tres mundial de adhesivos industriales, valorada en más de 1.700 millones de euros, su mayor operación hasta la fecha.

El grupo se separó por otro lado de su polo de vinilo (Kem One), en 2012.

Paralelamente, Arkema reforzó su presencia en Asia, tanto en la investigación como en la producción, invirtiendo centenares de millones de euros en la construcción de nuevas fábricas.

Este continente supone actualmente un 30% de la actividad del grupo, frente al 10% de 2006. América del Norte representa un 34% de su volumen de negocios y Europa un 36%, frente al 58% en 2006.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP