Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente del grupo automovilístico Renault-Nissan, Carlos Ghosn, dando un discurso en la presentación a la prensa de la campaña para el Salón de Tokio, el 28 de octubre de 2015 en la capital japonesa

(afp_tickers)

El Salón del Automóvil de Tokio ha abierto sus puertas este miércoles en una muestra dominada por los vehículos autónomos y las tecnologías respetuosas con el medio ambiente.

El constructor nipón Nissan presentó un vehículo eléctrico autónomo, que dijo podría "revolucionar la relación entre el coche y el conductor, y la movilidad del futuro". "Compensa el error humano, responsable de más del 90% de los accidentes de tráfico. El tiempo dedicado al volante es más seguro, más eficiente y más divertido", dijo el presidente de Nissan, Carlos Ghosn, durante la presentación del 'stand'.

El interior del vehículo se transforma de acuerdo al modo elegido por el conductor. Si decide dejarse llevar por la máquina, el volante desaparece para dar paso a una pantalla y los cuatro asientos giran ligeramente hacia el interior para facilitar la conversación entre los pasajeros, todo esto bajo una luz tenue.

El Tokyo Motor Show es también una oportunidad para Nissan para promover su coche eléctrico, una tecnología de la que es el campeón del mundo a pesar de las ventas modestas de su Leaf (unas 200.000 unidades vendidas desde 2010).

Otra de las estrellas de este año del lado de Toyota y Honda es el vehículo con pila de combustible de hidrógeno, que expulsa vapor de agua.

En esta 44ª edición del Salón del Automóvil de Tokio, que se podrá visitar hasta el 8 de noviembre, participan 160 expositores, incluyendo gigantes automotrices y proveedores de repuestos de una docena de países.

AFP