Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La ciudad de Maaret al Numan, en la provincia siria de Idlib, en una imagen del 3 de enero de 2018

(afp_tickers)

El grupo Estado Islámico (EI) está a punto de ser expulsado de sus últimos reductos en Siria, pero acaba de anunciar inesperadamente su regreso en el noroeste del país, en la provincia de Idlib, controlada por un grupo yihadista rival.

Según los expertos, el EI quiere aprovechar la actual ofensiva del régimen en Idlib, provincia del noroeste sirio, para intentar recuperar su prestigio tras la estrepitosa caída de su "califato" en Siria e Irak.

Con ataques puntuales, secuestros de soldados del régimen, estos últimos tiempos, la organización ultrarradical no escatima su comunicación en las redes sociales para probar su presencia en Idlib, que escapa por completo al poder de Bashar al Asad.

El 12 de enero, el EI calificaba Idlib de "Wilaya", provincia bajo su control. Pero, en la práctica, esta región está dominada por sus rivales de Hayat Tahrir Al Sham, grupo yihadista formado por la exfilial de Al Qaida.

En Idlib, "hay probablemente cientos, quizás miles [de combatientes del EI], a lo sumo", relativiza Aymenn Jawad al Tamimi, especialista en movimientos yihadistas.

Este "enclave" nació gracias a la llegada "de hombres del EI que huyen de otros territorios", explica, y precisa que se trata de una "extensión" de su presencia en la provincia vecina de Hama.

- 'Salidos de la nada' -

Pero el control territorial del grupo se limita sólo a cinco ciudades, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El EI afirma además haber matado a una veintena de soldados del régimen y haber tomado como rehenes a otros veinte cerca del aeropuerto militar de Abu Duhur, uno de los objetivos de la actual ofensiva de las fuerzas progubernamentales.

Aunque el OSDH confirmó el secuestro de 31 soldados del régimen, la oenegé -que cuenta con una gran red de fuentes en todo el territorio- cree que la gran mayoría de ellos están detenidos por otros grupos.

Sin embargo, el destino de diez soldados sigue siendo desconocido, precisó el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

En diciembre, los combatientes del EI efectuaron una primera incursión en la provincia de Idlib, de la que fueron expulsados en 2014 por otros grupos insurgentes.

"Salieron de la nada, pero el EI era sospechoso de tener células durmientes en Idlib", explica Hasan Hasan, del Tahrir Institute for Middle East Policy, grupo de reflexión con sede en Washington.

El analista "duda de que el EI pueda volverse significativamente más importante en este sector". En cambio, reconoce que se trata de un "momento oportuno para extender su influencia y revitalizar sus células".

"Es el momento perfecto para el EI para hacer ruido", dice, y asegura que el grupo "utiliza la cobertura mediática de la ofensiva [del régimen sirio en Idlib] para engrandecer su rol" en el sector.

- 'Ganar popularidad' -

Apoyadas por la aviación de su aliado ruso, las fuerzas prorrégimen lanzaron el 25 de diciembre una operación para reconquistar el sureste de la provincia de Idlib, recuperando varios pueblos y localidades del sector.

"Idlib se volvió ahora una gran causa rebelde. Todo el mundo intenta así ganar popularidad al destacar su papel en defensa de la religión", analiza Hasan.

Con su consolidación en Idlib, el EI buscaba igualmente sacar provecho de las luchas internas entre las diferentes organizaciones yihadistas y rebeldes, para atraer a combatientes miembros de otros grupos pero que comparten su ideología extremista, explica Nawar Oliver, experto del centro de reflexión Omran, con sede en Turquía.

Para el analista Charlie Winter, sin embargo, aún es "demasiado pronto" para predecir si el EI es capaz de volver a Siria, un país asolado desde 2011 por un conflicto que dividió su territorio y que ha dejado más de 340.000 muertos.

El grupo "no tiene hombres, recursos, armas, redes para llevar a cabo ofensivas estratégicas" como sí pudo hacer en años anteriores, precisa a la AFP.

Según Winter, la comunicación del grupo alrededor de Idlib consiste en decir: "Seguimos aquí, golpeando, y si tenemos que irnos de un territorio, nos instalaremos en otro".

En términos de propaganda, explica el analista, "es mejor que nada".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP