Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre sirio lee un ejemplar del periódico Al-Thawra ('La revolución'), el 22 de octubre de 2015 en Damasco. La primera página del periódico publica una fotografía del presidente sirio, Bashar Al-Assad, con su homólogo ruso, Vladimir Putin

(afp_tickers)

El presidente sirio, Bashar al Asad, declaró que su ejército avanza en "casi todos los frentes" desde el comienzo de la intervención militar de Rusia, su gran aliado.

"Los terroristas tomaron muchas regiones en Siria. Pero recientemente, después de la participación de la aviación rusa (...), la situación ha mejorado mucho y puedo afirmar que el ejército avanza en casi todos los frentes", dijo Asad en una entrevista a la televisión china Phoenix TV, difundida este domingo en Siria.

Desde el primer mes de la intervención rusa, que comenzó el 30 de septiembre, "los grupos terroristas retrocedieron y miles huyeron a Turquía y a algunos países europeos", declaró.

El régimen sirio utiliza el término "terrorista" para referirse a todos los rebeldes sin distinción alguna: moderados, islamistas o yihadistas.

A la pregunta de si Rusia envió fuerzas terrestres a Siria, Asad respondió que "los rusos contaban con las fuerzas terrestres sirias" para combatir a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

"Se coordinan con nosotros", aseguró. Para el presidente sirio esta una "diferencia importante" respecto a la coalición internacional dirigida por Estados Unidos, que ataca al EI en Siria. "No hay absolutamente ninguna coordinación y ningún contacto" entre el gobierno sirio y las fuerzas estadounidenses, afirmó Asad.

Rusia lleva a cabo desde finales de septiembre una campaña de bombardeos en Siria contra grupos armados rebeldes y recientemente ha intensificado las operaciones contra el EI.

La comunidad coincide en la necesidad de luchar contra el EI pero discrepa sobre los medios de resolver la guerra en Siria. Rusia quiere asociar al régimen de Asad a una solución política y los países occidentales piden su dimisión.

El conflicto en Siria comenzó en marzo 2011 tras la represión por el régimen de manifestaciones pacíficas que pedían reformas y pronto degeneró en una guerra civil con al menos 250.000 muertos y millones de refugiados y desplazados.

Zonas extensas del territorio sirio están en poder del EI y de otros grupos armados.

- 1.500 turcomanos huyen de Siria -

Casi 1.500 personas de la minoría turcomana de Siria huyeron a la frontera turca para escapar de los combates en el noroeste del país, declaró este domingo el gobernador de una región turca fronteriza con Siria.

"A día de hoy, unos 1.500 de nuestros hermanos y hermanas vinieron a nuestra región fronteriza", declaró Ercan Topaca, gobernador de Hatay, citado por agencias de prensa turcas. "Estamos dispuestos a responder a todas sus necesidades, sobre todo porque llega el invierno", afirmó, y añadió que se habían enviado 575 tiendas de campaña, así como mantas, comida y ayuda médica.

El gobernador añadió que las autoridades se preparan para la posible llegada de más refugiados que huyen de la región, donde viven unas 35.000 personas, en su mayoría turcomanos, pero también árabes.

Por otro lado, los combatientes turcomanos, apoyados por Turquía, lanzaron una operación terrestre en el norte de Siria para retomar el territorio controlado por el EI.

El régimen islamista conservador turco rompió con Al Asad desde el comienzo de la guerra en Siria en 2011 y acoge actualmente en su territorio a unos 2,2 millones de sirios que huyeron de la guerra civil en su país. Alrededor de 250.000 de ellos viven en campamentos y otros se han instalado en las grandes ciudades del país.

AFP