Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente sirio Bashar al Asad ofrece una entrevista a la cadena de televisión iraní Al-Alam, el 13 de junio de 2018

(afp_tickers)

El presidente sirio Bashar al Asad aseguró que las discusiones realizadas por Rusia seguían "en curso" para llegar a alguna resolución sobre el futuro del sur del país, y acusó a Israel y a Estados Unidos de impedir un acuerdo negociado.

En una entrevista a la cadena de televisión iraní Al-Alam, difundida el miércoles en la noche, Asad sostuvo que "después de la liberación de (el enclave rebelde) Guta, se sugirió que íbamos al sur. Nos confrontaron a dos opciones: la reconciliación o la liberación por la fuerza".

Pero "los rusos sugirieron dar una oportunidad a la reconciliación", sabiendo que "sigue sin haber resultados concretos por una simple razón, que es la injerencia israelí y estadounidense", lamentó Asad.

Según él, Estados Unidos e Israel "presionan a los terroristas con el fin de impedir cualquier compromiso o resolución pacífica".

Pero los "contactos siguen en curso entre los rusos, los estadounidenses e israelíes", indicó Asad.

El sur de Siria está esencialmente compuesto por dos provincias de Deraa y de Quneitra, controladas en un 70% por los grupos rebeldes, mientras que el grupo Estado Islámico (EI) tiene una presencia limitada.

Estratégica, la región se encuentra en la frontera con Jordania y los Altos del Golán, anexados por Israel. Es de particular interés para el régimen sirio, pero también para Irán, Rusia, Israel, Jordania y Estados Unidos.

Unos 500 combatientes del grupo libanés Hezbolá, aliado de Teherán, y los consejeros iraníes también están presentes, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos(OSDH).

Israel sospecha que Irán y el Hezbolá buscan ampliar su influencia más allá de sus fronteras, y reitera que "no hay lugar para la mínima presencia militar iraní en ninguna parte de Siria", según el primer ministro, Benjamin Netanyahu.

En la entrevista del miércoles en la noche, Assad calificó la relación de su régimen con Irán de "estratégica" y "no tributaria" como para regatear "en el bazar político internacional", dijo en referencia a un posible compromiso en el sur sirio para terminar con la presencia iraní y la de sus aliados en esta zona del país.

Irán y Rusia han aportado un gran apoyo al régimen sirio desde que empezó la guerra en 2011. La intervención de Moscú en septiembre de 2015 permitió al régimen obtener victorias frente a los rebeldes y yihadistas, y controlar ahora más de 60% del territorio.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP