Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Asistentes a una videoconferencia de Julian Assange, cubren sus rostros con la imagen del fundador de WikiLeaks, en el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina en Quito, el 23 de junio de 2016

(afp_tickers)

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, asilado en la embajada de Ecuador en Londres, consideró este jueves que los llamados "Papeles de Panamá" fueron usados con "fines políticos", especialmente por parte de Estados Unidos.

"Vimos que (los Papeles de Panamá) estaban siendo usados para fines políticos, especialmente (por) Estados Unidos para atacar a Rusia", dijo Assange en una videoconferencia en Quito organizada para recordar los 4 años de asilo del australiano.

Assange apuntó que en principio su organización apoyó la difusión de los documentos que pusieron a la luz un vasto sistema de evasión fiscal a escala mundial, hasta que "vimos que no iban a publicarlos todos, sino que solo iban a publicar menos de 200".

El australiano, de 44 años, tildó de "inaceptable" que no se hayan publicado todos los documentos filtrados del despacho de abogados panameño Mossak Fonseca.

La publicación de los documentos reveló cómo personalidades de la política, la economía, el deporte y el espectáculo de todo el mundo colocaban activos en paraísos fiscales a través de la firma panameña, lo cual produjo la apertura de investigaciones en numerosos países.

"Los Papeles de Panamá tienen que ser lanzados al público en su totalidad y no mantenerse escondidos, privatizados para unos pocos individuos", señaló el fundador de WikiLeaks.

Assange, quien permanece desde 2012 dentro de la embajada de Ecuador en Londres, no ha logrado que se le otorgue un salvoconducto para abandonar la sede diplomática ecuatoriana.

Assange quiere evitar su extradición a Suecia, donde se le acusa de presuntos delitos sexuales, cargos que él niega.

El periodista asegura que el pedido sueco es una maniobra para ser entregado a Estados Unidos, donde teme ser condenado por haber filtrado en 2010 a través de su página 500.000 documentos confidenciales sobre Irak y Afganistán y 250.000 comunicaciones diplomáticas, que pusieron en aprietos a la diplomacia estadounidense.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP