AFP internacional

La policía francesa a la entrada de la catedral de Notre-Dame, en París, este 6 de junio de 2017 tras un ataque a un policía, cuyos compañeros hirieron al autor, armado con un martillo

(afp_tickers)

El hombre que atacó el martes con un martillo a un policía antes de ser herido por disparos frente a la catedral de Notre Dame de París se reivindicó como un "soldado" del EI, un suceso que se produce tres días después del atentado de Londres.

El atacante, que fue hospitalizado tras ser herido en el tórax, había gritado "esto es por Siria", indicó el ministro del Interior francés, Gérard Collomb.

Según una fuente cercana a la investigación, el hombre dijo ser un soldado del califato del grupo Estado Islámico.

Además de un martillo, con el que hirió levemente en el cuello a un agente, el atacante llevaba cuchillos de cocina y un carnet que lo identifica como un estudiante argelino, pero que aún debe ser verificado, señaló Colomb.

Los papeles del asaltante lo identificaban como Farid I, nacido en Argelia en enero de 1977 e inscrito como estudiante de doctorado en Ciencias de la Información en Metz, en el este de Francia, indicó una fuente de la investigación.

El presidente de la Universidad de Lorraine, Pierre Mutzenhardt, dijo a una radio regional que el estudiante, que trabajaba en su tesis desde 2014, "no mostraba nada sospechoso".

Su trabajo estaba centrado en la cobertura periodística de las elecciones en el Norte de África, en el Centro de Investigaciones sobre la Mediación (Crem), de la Universidad de Lorraine.

Como su director de tesis obtuvo un traslado a París, el estudiante "quedó inscrito en la universidad pero siguió al académico a París, indicó Mutzenhardt.

"Cuando lo conocí era una personas muy prooccidental y muy a favor de los valores democráticos, que creía fuertemente en la misión de los medios", contó su director de tesis, Arnaud Mercier, a la cadena BFMTV .

"No había ningún signo externo de una adhesión excesiva al islam", estimó Mercier, que señaló que estaba intrigado por la falta de contacto con el estudiante desde noviembre.

"Eso quiere decir sin duda que hubo una ruptura", explicó a la cadena BFMTV.

- 'La gente entró en pánico' -

La fiscalía antiterrorista abrió una investigación. Además, una quincena de miembros de la unidad de élite de la policía, con pasamontañas y fuertemente armados, llevaron a cabo un registro el martes por la noche en una residencia estudiantil de Cergy, cerca de París, donde el asaltante alquilaba un estudio, constató una periodista de la AFP.

El ataque se produjo hacia las 14H20 GMT frente a la emblemática catedral ubicada en pleno centro de París. Un agente abrió fuego contra el agresor después de que atacara a uno de sus colegas con un martillo, según una fuente policial.

"Escuché a un hombre gritar muy fuerte, y después la gente comenzó a correr. La gente entró en pánico. Escuché dos disparos y vi a un hombre yaciendo en el suelo, con mucha sangre", contó a la AFP Philippe, un testigo.

Las calles aledañas a la catedral de Notre Dame, uno de los lugares más turísticos de la capital francesa fueron acordonadas.

- Mil personas bloqueadas -

Al menos mil personas quedaron bloqueadas dentro de la catedral.

"La gente está tranquila, se hablan, rezan, siguen con su visita", dijo a la AFP André Finot, responsable de comunicación de la catedral.

"Esperamos órdenes de la policía para dejarlos salir", agregó.

La policía pidió a la población evitar el sector, pero poco antes de las 17H30 GMT las autoridades indicaron que la situación estaba bajo control.

La catedral de Notre Dame es uno de los lugares más visitados en Europa, con 13 millones de visitantes por año.

Esta agresión se produce tres días después de un ataque en Londres en el que siete personas murieron y 48 resultaron heridas por tres hombres que embistieron a la multitud con un vehículo antes de apuñalar a transeúntes.

El ataque de Londres fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Unos días antes, el 22 de mayo, un ataque con bomba dejó 22 muertos y más de 100 heridos durante un concierto en Mánchester, también en Reino Unido.

Francia se encuentra en estado de alerta máxima tras una ola de atentados yihadistas que ha dejado 239 muertos desde el 7 de enero de 2015, cuando 11 personas murieron en un asalto a la sede del seminario satírico Charlie Hebdo.

El 13 de noviembre de ese año, un comando yihadista que juró lealtad al grupo EI mató a 130 personas en varios ataques en la capital francesa.

El grupo Estado Islámico amenaza continuamente a Francia por su participación en la coalición militar internacional antiyihadista en Siria e Irak.

AFP

 AFP internacional