Un coche de policía que patrullaba la capital norirlandesa, Belfast, fue atacado con una granada el miércoles de madrugada, anunciaron las autoridades de la provincia británica, denunciado "un intento de matar" a policías que no causó víctimas.

"Poco después de las 02H00 (locales y GMT, ndlr) de la mañana, un Land Rover de la policía fue golpeado por un objeto", explicó un comunicado policial. "Se oyó una fuerte explosión y el Land Rover fue conducido a un sitio seguro".

"Afortunadamente, ninguno de los oficiales en el interior del vehículo resultó herido y el coche no fue dañado", precisó.

La policía encontró después en el lugar "restos de una presunta granada" y el miércoles registraba minuciosamente el lugar para asegurarse de que no hubiese otros objetos peligrosos.

"Se trata innegablemente de un intento de matar o de herir a policías", afirmó el superintendente Jonathan Roberts citado en el comunicado.

El ataque tiene lugar a una semana de las elecciones legislativas británicas, muy centradas en el Brexit, un tema especialmente sensible en Irlanda del Norte, una zona del país con pasado sangriento.

Durante tres décadas, republicanos católicos y unionistas protestantes se enfrentaron en un conflicto que dejó 3.500 muertos y terminó en 1998 con el acuerdo de paz del Viernes Santo.

Este instauró un reparto del poder local entre ambas comunidades y una frontera abierta con la vecina República de Irlanda -país miembro de la Unión Europea- cuya defensa es uno de los puntos más conflictivos del Brexit.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes