Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un miembro de las fuerzas gubernamentales observa una humareda durante unos enfrentamientos con los rebeldes chiíes, el pasado 11 de enero en el distrito de Dhubab, al oeste de Yemen

(afp_tickers)

Siete presuntos miembros de Al Qaida murieron en varios ataques con drones, probablemente estadounidenses, en el centro de Yemen, informó este domingo una fuente de la seguridad yemení.

El domingo, un dron atacó a "tres miembros de la red extremista que circulaban en moto" en la región de Sawma en la provincia de Al Baida, matándolos en el acto, indicó un responsable de los servicios de seguridad.

El sábado, un dron bombardeó un vehículo que circulaba en la misma región de Sawma y mató a sus tres ocupantes, "combatientes armados de Al Qaida", según dicha fuente.

Y el viernes, un instructor militar local de Al Qaida murió en otro ataque de dron, igualmente en la provincia de Al Baida, añadió, sin dar más detalles sobre esta operación. A finales de diciembre, un dron mató en Sawma a un jefe local de este grupo extremista, Jalal al Seydi.

Estados Unidos es el único país que dispone de drones que pueden alcanzar objetivos en Yemen. Washington considera que la rama de Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA), con base en Yemen, es la más peligrosa de esta red yihadista.

Las fuerzas gubernamentales yemeníes, apoyadas desde marzo de 2015 por una coalición árabe liderada por Riad, se enfrentan a la vez a los rebeldes chiitas hutíes, que controlan una parte del territorio, incluyendo la capital, Saná, y a los grupos yihadistas, bien implantados en el sur y sureste de Yemen.

Al Qaida y el grupo Estado Islámico (EI) aprovecharon la inestabilidad de Yemen para afianzar su presencia en estas zonas.

Desde marzo de 2015, más de 7.400 personas han muerto en este país, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Un coordinador humanitario de la ONU, Jamie McGoldrick, dio esta semana un balance mucho más elevado, citando una estimación de 10.000 civiles muertos.

AFP