Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las fuerzas de seguridad afganas han sufrido grandes bajas en sus intentos de contener a los insurgentes desde que las tropas de combate de la OTAN se retiraron del país, a finales de 2014

(afp_tickers)

Decenas de policías y soldados afganos murieron en una ola de ataques talibanes en retenes de seguridad de Afganistán, indicaron este martes las autoridades del país asiático.

Los ataques en la sureña provincia de Kandahar y la provincia occidental de Farah el lunes por la noche se producen horas después de que un atacante suicida embistiera con un coche cargado de explosivos un convoy militar estadounidense, incidente en el que cuatro soldados resultaron heridos.

Los talibanes emitieron comunicados en las redes sociales reivindicando los ataques. "Los talibanes lanzaron una ola de ataques contra retenes de la policía en los distritos de Maiwand y de Zhari y perdimos 22 policías", dijo a la AFP Qudrat Khushbakht, portavoz del gobernador de Kandahar.

Qudrat Khushbakht añadió que 45 rebeldes murieron en los combates, que duraron unas seis horas. Al menos 15 policías resultaron heridos en los ataques coordinados, sin contar heridos en el ataque al convoy.

"Un total de cuatro estadounidenses resultaron heridos, están todos en condición estable", dijo un portavoz de la OTAN en Afganistán.

El portavoz del gobernador de Farah, Naser Mehri, dijo a la AFP que nueve soldados afganos murieron en dos ataques separados en la provincia fronteriza con Irán en los que también murieron tres civiles.

"Hay informaciones según las cuales los talibán podrían haber utilizado tecnología de visión nocturna para acercarse por sorpresa a nuestras fuerzas", añadió Mehri.

En las últimas semanas los talibán intensificaron los ataques contra instalaciones de seguridad en el país como señal de fuerza cuando Estados Unidos despliega más tropas para entrenar y asistir a las fuerzas afganas.

Las fuerzas de seguridad afganas tuvieron elevadas bajas en sus intentos por contener a los rebeldes desde que las tropas de combate de la OTAN se retiraron del país, a fines de 2014.

En 2016, las bajas crecieron un 35%, con 6.800 soldados y policías muertos, según el observador estadounidense SIGAR. En agosto, el presidente de EEUU, Donald Trump, indicó que las tropas norteamericanas se quedarán en Afganistán de manera indefinida.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP