Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las fuerzas de la OTAN distribuyen con frecuencia octavillas en amplias zonas de Afganistán para intentar disuadir a la población de apoyar a los rebeldes talibanes

(afp_tickers)

Un kamikaze se hizo explotar este miércoles cerca de la base aérea de Bagram, en Afganistán, dejando al menos tres heridos, en un atentado reivindicado por los talibanes "en represalia" por la difusión de una octavilla considerada como "ofensiva".

El autor del ataque se desplazaba en moto cerca de Bagram en el distrito de Qarabagh, a unos 50 kilómetros en el norte de Kabul, según un portavoz del ministerio del Interior, Najib Danish. La explosión causó al menos tres heridos, añadió.

La OTAN confirmó una "explosión en el exterior de un puesto de control de Bagram", precisando que había causado "un pequeño número de víctimas", que recibieron atención médica. "Bagram está seguro y el incidente está siendo investigado", precisó la alianza atlántica.

Un portavoz de los talibanes, Zabihulá Mujahud, aseguró que el atentado suicida apuntaba a "los invasores estadounidenses" y se había perpetrado "en represalia por su insulto a la fe islámica", en alusión a la reciente difusión por las fuerzas estadounidenses de una octavilla considerada como ofensiva en esa misma provincia de Parwan.

Según él, el atentado causó "más de 20 muertos y heridos".

Horas antes, las fuerzas estadounidenses en Afganistán habían pedido perdón por la difusión de esos papeles.

En una foto no autentificada de la octavilla que circula en las redes sociales, se ve a un león que persigue a un perro blanco -el color de la bandera de los talibanes-, en cuyo cuerpo está escrito "No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta".

Algunos musulmanes consideran a los perros como seres impuros, y la asociación de uno de estos animales con el islam ha enfadado a muchos en Afganistán, un país muy devoto.

"Recuperen la libertad arrebatada por esos perros. Ayuden a las fuerzas de seguridad a eliminar a esos enemigos", reza el folleto repartido en la provincia central de Parwan, cerca de Kabul.

Las fuerzas de la OTAN distribuyen con frecuencia octavillas en amplias zonas de Afganistán para intentar disuadir a la población para que no apoyen a los rebeldes talibanes.

En las redes sociales, muchos usuarios condenaron este documento. "Muerte a los infieles, muerte a sus servidores", escribió uno de ellos en Facebook.

"Hacen eso en un país donde el 99,9% de la población es musulmana. Veremos cómo reaccionan [los insurgentes]", indicó otro usuario.

El general James Linder, encargado de las operaciones especiales de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán, presentó sus disculpas en un comunicado en el que reconoció que se había cometido un "error".

"El diseño de las octavillas contenía por error una imagen muy ofensiva para los musulmanes y para el islam. Presento mis sinceras disculpas. Tenemos el más profundo respeto por el islam y nuestros socios musulmanes en el mundo", dijo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP