AFP internacional

Un miembro de las fuerzas militares iraquíes inspecciona carros bomba que pertenecían al grupo Estado Islámico (EI) y que fueron removidos de las calles tras combates en Mosul, en la base del poblado de al-Areej,Irak, el 25 de mayo de 2017.

(afp_tickers)

Un kamikaze hizo estallar un vehículo cargado de explosivos este martes frente a una popular heladería de Bagdad, matando a por los menos ocho personas, indicaron este martes fuentes de seguridad.

El ataque, que además dejó por lo menos 30 heridos, fue perpetrado en el barrio Karrada del centro de la capital, días después de iniciarse el ayuno religioso de Ramadán, durante el cual los iraquíes salen hasta tarde y van de compras tras poner fin al ayuno diario.

La agencia de propaganda yihadista Amaq vinculada al grupo Estado Islámico (EI) indicó que el ataque suicida había tomado como blanco "una reunión de chiítas".

El EI considera que los miembros de la mayoría chiíta son herejes y los atacan con frecuencia.

Imágenes difundidas en las redes sociales muestran el impacto devastador de la explosión en torno a la heladería Al Faqma que quedó rodeada de escombros. Una foto muestra cucuruchos y recipientes de helados desparramados en el suelo manchado de sangre tras el ataque.

Brett McGurk, enviado de la coalición liderada por Estados Unidos, condenó el ataque y expresó su solidaridad con Irak.

"Esta noche, los terroristas del EI atacaron a familias y niños que disfrutaban tomando helados al aire libre. Seguimos respaldando a Irak contra estos malvados", dijo McGurk en Twitter.

AFP

 AFP internacional