Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Logotipo de Audi en un vehículo en Villeneuve-d'Ascq, en Francia, en una imagen de archivo

(afp_tickers)

Audi anunció el lunes que la adaptación a las normas estadounidenses de sus modelos equipados con motores diésel de tres litros de cilindrada cuestionados en el caso de controles de contaminación le costará unos 53 millones de dólares.

El anuncio fue realizado días después de que Audi reconociera en negociaciones con autoridades estadounidenses que todos sus modelos diésel de tres litros desde 2009 están equipados con un programa informático denominado AECD (Auxiliary Emission Control device).

Según la Agencia de Protección del Medio ambiente (EPA, por su sigla en inglés), el 'AECD', programa no declarado a las autoridades como exige la legislación estadounidense, permitió a Audi burlar las normas anticontaminación estadounidenses.

Los modelos afectados son A6, A7, A8, Q5 et Q7. Cerca de 85.000 vehículos (Audi, Volkswagen y Porsche) deben ser adaptados en Estados Unidos.

El sector automovilístico vive convulsionado desde setiembre, después de que Washington denunciara a Volkswagen por haber manipulado resultados de los tests de emisiones contaminantes de sus motores diésel, mediante el software especialmente diseñado para ello.

AFP