Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una mujer sortea un árbol caído el 24 de agosto de 2017, tras el paso del tifón Hato por Macao

(afp_tickers)

Al menos 16 personas murieron como consecuencia del tifón Hato, que hizo temblar los rascacielos de Hong Kong, a su paso por el sur de China, informaron fuentes oficiales este miércoles.

Ocho personas fallecieron en Macao, antigua colonia portuguesa que sufrió importantes inundaciones, según las imágenes de los medios locales, que mostraron a decenas de automóviles sumergidos y gente nadando en las calles.

En ese paraíso del juego una de las víctimas murió aplastada por un muro, otra se cayó de un cuarto piso y una tercera, un turista chino, fue atropellada por un camión.

El Gobierno de Macao indicó además que el cuerpo de un hombre fue hallado sin vida en un estacionamiento este jueves por la mañana, sin brindar detalles sobre el resto de las víctimas.

La electricidad fue cortada en numerosas zonas, pero la mayoría de los casinos, como el gigantesco Venetian, siguieron abiertos gracias a generadores de emergencia.

En cambio, el Gran Lisboa cerró sus mesas de juego y restaurantes debido a la falta de electricidad, indicó un empleado. Las autoridades de Macao tuvieron que limitar el suministro de agua potable.

- Hong Kong -

En Hong Kong, los servicios meteorológicos habían elevado al grado diez -el máximo posible- el nivel de alerta. Fue la primera vez en cinco años que se alcanzó ese nivel y la tercera desde 1997, cuando la excolonia británica fue retrocedida a China.

Más de 120 personas resultaron heridas y casi 300 tuvieron que refugiarse en albergues especiales, indicaron las autoridades.

Un hombre de 83 años murió al caer al mar, anunció inicialmente la policía, que luego aclaró que se trató de un suicidio.

Los fuertes vientos y las lluvias torrenciales impidieron el despegue de cientos de aviones y provocaron el cierre de la Bolsa.

La costa fue azotada por olas gigantes y varios barrios quedaron inundados.

El viento sopló en ráfagas de poco más de 200 kilómetros por hora, arrancando andamios, derribando grúas y haciendo saltar en pedazos ventanas y escaparates. Algunas calles estaban llenas de árboles derribados.

"Estaba en el balcón cuando un árbol pasó volando delante de la casa", cuenta David Colson, un habitante de Yuen Long, en el noroeste de Hong Kong.

Aparte de algunos temerarios que intentaban filmar el tifón, las calles de Hong Kong estaban desiertas.

El aeropuerto de Hong Kong indicó que en total 420 vuelos fueron cancelados.

El tifón pasó a 60 kilómetros de Hong Kong antes de tocar tierra en Zhuhai, en el sur de China, donde miles de personas fueron evacuadas por precaución, informó la agencia Xinhua.

Hong Kong suele ser golpeada por tifones entre julio y octubre, pero es poco frecuente que la impacten directamente.

En 1962, el tifón Wanda, con vientos de 284 kilómetros por hora, mató a 130 personas y dejó sin techo a otras 72.000.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP