Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos niños afganos, sentados entre las ruinas de su casa en el distrito de Panjwai el 8 de enero de 2016

(afp_tickers)

El número de niños muertos o heridos en el conflicto afgano ha aumentado un 29% en el primer trimestre en relación al mismo periodo de 2015, informó la ONU este domingo.

Del 1 de enero al 31 de marzo, 600 civiles murieron en el conflicto, lo que significa un 13% menos con respecto al año pasado, y 1.343 personas resultaron heridas, es decir, un 11% más, afirma la oficina del representante especial de la ONU en Afganistán, Nicholas Haysom.

Pero la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) da la voz de alarma por "la intensificación de los combates en las zonas habitadas que matan y hieren a mujeres y niños a un ritmo bastante más alto que al resto de la población".

En el primer trimestre, 161 niños perdieron la vida y otros 449 resultaron heridos, lo que supone una subida del 29% con relación a 2015 y el número de mujeres afganas heridas o muertas aumentó un 5%.

"Si sigue habiendo combates cerca de los colegios, de las áreas de juego, de las casas y de los hospitales y los beligerantes continúan usando artefactos explosivos, como morteros y bombas caseras, entonces el número espantoso de niños muertos o heridos se mantendrá en este nivel", afirma Danielle Bell, responsable de derechos humanos en UNAMA.

Según la ONU, los insurgentes son responsables del 60% de las víctimas civiles, contra el 19% atribuibles a las fuerzas gubernamentales.

Desde el final de la misión de combate de la OTAN en 2014, los talibanes extendieron su insurrección al norte de Afganistán, otrora relativamente estable, y el proceso de paz iniciado hace unos meses se encuentra en punto muerto.

El martes, los talibanes anunciaron el lanzamiento de su "ofensiva de primavera". Su primer asalto fue contra Kunduz, ciudad que lograron controlar brevemente en otoño.

Los civiles pagan un alto precio por el conflicto afgano. El año 2015 fue el más sangriento para ellos desde que en 2009 la ONU inició el recuento de afganos muertos o heridos en la guerra, que se ha cobrado 11.002 víctimas civiles, entre ellas 3.545 muertos, el año pasado, según su informe anual publicado en febrero.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP