Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una manifestante llama a la revolución durante una protesta el 6 de noviembre de 2015 en Bucarest contra las autoridades a raíz del incendio en una discoteca de la capital rumana

(afp_tickers)

Tres personas heridas en el incendio de una discoteca en Bucarest el 30 de octubre fallecieron este domingo, elevando el número de muertos a 44, indicaron fuentes sanitarias.

Una joven rumana y un ciudadano turco sucumbieron a sus heridas, declaró el jefe de cirugía plástica del hospital Floreasca de la capital, Ioan Lascar. Un tercer herido, un joven rumano, murió en el hospital de quemados graves, indicó por otro lado el director del centro, Cristian Nitescu.

Estas tres muertes tienen lugar después de que el sábado fallecieran otras nueve personas que habían resultado heridas. Siete fallecieron en Bucarest y dos en Holanda, donde habían sido trasladadas.

Un centenar de personas, en su mayoría jóvenes, continúan hospitalizadas, 44 de ellas en estado crítico, según los médicos.

El violento incendio estalló el 30 de octubre durante un espectáculo pirotécnico en el concierto de un grupo de hard-rock. Los primeros elementos de la investigación mostraron numerosos incumplimientos de normas de seguridad, incluida la ausencia de salidas de socorro y el uso de materiales inflamables para la insonorización. Los tres propietarios de la discoteca, que están detenidos y acusados de homicidio involuntario, no tenían tampoco las autorizaciones necesarias para organizar conciertos y menos aún espectáculos pirotécnicos.

El accidente provocó unas manifestaciones sin precedentes contra la corrupción de la clase política, considerada responsable de la tragedia. El primer ministro socialdemócrata Victor Ponta, bajo presión desde hace meses por sus problemas con la justicia, dimitió el miércoles.

AFP