Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista aérea de los daños provocados por el deslave en Bento Rodrigues, el 6 de noviembre de 2015 en Brasil

(afp_tickers)

Autoridades brasileñas aumentaron este martes sus exigencias a la empresa Samarco por su responsabilidad en el tsunami de barro y residuos mineros que arrasó con un pueblo, mientras el lodo sigue avanzando y amenaza el suministro de agua en la zona.

Una inmensa ola de 2,5 metros de lodo y residuos mineros se tragó en pocos minutos el jueves pasado el pequeño poblado de Bento Rodrigues, en el estado de Minas Gerais (sureste), tras la ruptura de dos diques de contención de Samarco, propiedad a partes iguales de la anglo-australiana BHP Billiton y la brasileña Vale.

La avalancha de fango ya ha avanzado 400 km a través del río Doce, inundando comunidades vecinas a su paso y contaminando su cuenca, que según habitantes despide un fuerte olor químico. La población, indignada, comenzó a colgar en redes sociales fotos de plantaciones destrozadas, peces, tortugas y otros animales muertos, bañados en barro.

Se estima que este martes la ola de barro llegará al estado de Espirito Santo (sureste) y varias comunidades ya están acumulando agua. Cerca de medio millón de personas pueden ver su suministro de agua afectado.

El último saldo oficial de los bomberos da cuenta de seis muertos, 21 desaparecidos y 631 personas desalojadas, que están albergadas en hoteles de Mariana, la ciudad más cercana del poblado destruido.

- "Negligencia" -

Las actividades de Samarco en Minas Gerais han sido suspendidas por el gobierno estatal y la empresa dio licencia remunerada a 85% de sus empleados en ese estado y en el vecino Espirito Santo.

La justicia, en tanto, incrementa las exigencias mientras investiga las responsabilidades de la décima exportadora de Brasil en el accidente.

"Ningún dique se rompe por casualidad. La responsabilidad de la empresa en este momento es integral. La fiscalía ahora busca la dimensión de ese daño y la proporción, para que la población sea resarcida", señaló el fiscal de Minas Gerais Carlos Eduardo Ferreira Pinto, que trabaja en temas de medio ambiente, a la TV Globo.

"Lo que hubo fue una negligencia en la operación del emprendimiento y eso es lo que estamos investigando", añadió.

Un fallo judicial obligó este martes a Samarco y a autoridades de Espirito Santo a recolectar y conservar "las pruebas necesarias para obtener indemnización por los perjuicios ambientales y daños morales colectivos causados en el estado a raíz de la ruptura de los diques", informó la fiscalía estatal.

Samarco debe desde este martes suministrar un helicóptero para sobrevolar la porción del río Doce en Espirito Santo afectada por sus desechos mineros. Si no lo hace, deberá pagar una multa de 50.000 reales (unos 13.000 dólares) diarios.

La decisión judicial obliga asimismo al gobierno estatal a vigilar el avance de la ola de barro por el río Doce y realizar colectas y análisis del agua "antes, durante y después del pasaje de la ola".

- Un costo potencial gigantesco -

La agencia de calificación internacional Moody's anunció el retiro del grado de inversión a Samarco (de Baa3 a Ba1), y mantuvo la nota en revisión para una eventual nueva rebaja.

La calificadora Fitch colocó por su lado las notas de la deuda de la minera bajo observación negativa para una posible rebaja tras el accidente.

Ambas agencias expresaron su inquietud sobre una menor producción de mineral de hierro tras el accidente, así como con la posibilidad de que la compañía sea procesada por daños civiles y ambientales y reciba enormes multas.

Analistas de Deustche Bank vaticinan que "Samarco podría estar cerrada durante años y el coste de la limpieza podría superar los 1.000 millones de dólares".

La fiscalía de Minas Gerais también hizo recomendaciones a Samarco y le dio plazo hasta el viernes para cumplirlas: pagar un salario mínimo (207 dólares mensuales) a las 162 familias que se han quedado sin hogar, fijar un plazo para trasladarlos de hoteles a casas y apartamentos y establecer un plan de indemnización definitivo para que "las víctimas puedan seguir adelante con sus vidas".

"Intentamos resolver todo esto sin entrar en la justicia" pero "si Samarco no cumple nuestra recomendación, vamos a hacerlo para que ésta determine el cumplimiento de esas medidas", dijo a la AFP el fiscal de Mariana Guilherme de Sá Meneghuin.

El presidente de BHP Billiton, Andrew Mackenzie, anunció que viajará a Brasil esta semana para visitar el pueblo que quedó enterrado bajo el barro. El presidente de Vale no ha visitado el lugar, ni tampoco la presidenta brasileña Dilma Rousseff.

AFP