Navigation

Austeridad en Arabia Saudita, que reducirá producción de crudo en un millon de barriles

Clientes de un supermercado hacen cola el 3 de abril de 2020 en Riad afp_tickers
Este contenido fue publicado el 11 mayo 2020 - 10:35
(AFP)

Arabia Saudita, primer exportador de petróleo del mundo, solicitó al gigante del sector, Aramco, que reduzca su producción en un millón de barriles diarios (mbd) adicionales a partir de junio, para sostener los precios del crudo, en el marco de un gran plan de austeridad.

La decisión recortará la extracción del mayor exportador mundial a 7,5 millones de mbd, señaló el ministerio en un comunicado publicado por la agencia de prensa oficial saudita SPA.

Además, el reino "espera estimular a los otros países de la OPEP a cumplir con los recortes de producción --pactados el 12 de abril-- y hagan otros adicionales", señaló el ministerio. Inmediatamente, Kuwait anunció un recorte adicional de su producción en 80.000 barriles diarios (bd).

Más temprano en la jornada, Riad había anunciado un plan de austeridad para hacer frente a la caída del crudo y la pandemia de coronavirus, que incluye triplicar la tasa del impuesto sobre el valor agregado y suspender los subsidios a sus ciudadanos.

Con estas primeras medidas, el país espera ahorrar unos 100.000 millones de riales (unos 24.610 millones de euros).

"Se decidió poner fin al pago del subsidio de vida cara [que se paga a los sauditas] a partir de junio de 2020 y que el IVA pase del 5% al 15% a partir del 1 de julio", declaró a la agencia de prensa oficial SPA el ministro de Finanzas, Mohamed Al Jadaan.

Por otra parte, el gobierno "anula, escalona o aplaza" los gastos relacionados con los grandes proyectos de desarrollo destinados a modernizar la economía del país y a hacerla menos dependiente de las exportaciones de petróleo, añadió.

El ministro indicó que la decisión es necesaria por la "caída sin precedentes" de la demanda mundial de petróleo y por la "fuerte caída de ingresos petroleros" para el país.

También citó otros dos "choques" para la economía saudita: el freno de la actividad relacionado con las medidas de confinamiento y los gastos públicos "no previstos" en el sector sanitario.

Arabia Saudita es el país árabe del Golfo más afectado por la pandemia, con más de 39.000 casos de infección y 246 fallecimientos por la enfermedad, según las últimas cifras oficiales.

La semana anterior, el ministro ya advirtió que harían falta medidas "dolorosas" y "drásticas" para el presupuesto del país, que depende mucho de las exportaciones de petróleo.

Igual que otros países del Golfo, Arabia no tenía IVA hasta el 1 de enero de 2018, cuando lo aplicó con una tasa inicial del 5%, en un contexto de caídas de precios del petróleo desde 2014.

Para compensar el aumento del coste de la vida para los menos favorecidos, las autoridades crearon una subvención que representa miles de millones de dólares ada año.

El gobierno cree que Arabia Saudita podría perder la mitad de sus ingresos fiscales relacionados con el petróleo, que representan el 70% del total.

En marzo, cuando empezaron a notarse los primeros efectos económicos de la pandemia de coronavirus, Arabia Saudita entró en una guerra de precios del petróleo aumentando su producción y reduciendo el coste de entrega para sus clientes, con la esperanza de preservar o incluso aumentar su cuota de mercado.

Pero esta estrategia arriesgada dividió el precio del petróleo saudita por tres en lo que va de año.

Arabia Saudita prevé pedir prestados casi 60.000 millones de dólares a lo largo del año para financiar su déficit presupuestario. Tras años de excedente, el presupuesto del país está en rojo desde 2014.

En abril, el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó una contracción de 2,3% de su Producto Interior Bruto en 2020.

"Los ciudadanos sauditas empiezan a notar concretamente el impacto económico del virus", apunta Yasmine Faruk, especialista de Arabia Saudita en el centro de reflexión Carnegie Endowment for International Peace.

"Las dificultados [económicas] se acompañan de un control más importante de gastos del Estado, sobre todo de los millones gastados para (...) eventos de entretenimiento", indica.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.