Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El canciller austríaco Sebastian Kurz y el ministro de Defensa Mario Kunasek revelan a la prensa la sospecha de que un coronel espió para Rusia, el 9 de noviembre de 2018 en Viena

(afp_tickers)

Austria sospecha que uno de sus coroneles, actualmente retirado, espió para Rusia durante décadas, un nuevo caso que mina la confianza entre Moscú y los países occidentales.

El canciller austríaco Sebastian Kurz dijo que tomaba este tema muy serio y exigió a Moscú "una información transparente".

"El espionaje ruso en Europa es inaceptable y debe ser condenado", añadió Kurz.

El oficial de 70 años, blanco de una investigación judicial en Salzburgo (oeste), comenzó a trabajar con los servicios de inteligencia rusos en la década de 1990 y continuó hasta este año. No se especificó en qué consistió el espionaje.

La ministra de Relaciones Exteriores austríaca, Karin Kneissl, convocó al encargado de negocios ruso en Viena y anuló un viaje previsto a Rusia.

Moscú replicó anunciando la convocatoria del embajador austríaco al ministerio de Relaciones Exteriores ruso.

- "Diplomacia del megáfono" -

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, lamentó que se airee el caso.

"Últimamente nuestros socios occidentales tomaron por regla no recurrir a la diplomacia tradicional (…), sino a la supuesta 'diplomacia del megáfono', acusándonos públicamente de un tema del que no sabemos nada", dijo en rueda de prensa.

Las relaciones diplomáticas entre Rusia y los países occidentales se han deteriorado mucho, especialmente desde el envenenamiento en marzo en el Reino Unido del ex agente doble ruso Serguéi Skripal.

Además varios Estados acusan a Moscú de haber orquestado una serie de ciberataques de alcance mundial.

Entre ellos figura el intento de pirateo de la sede de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) en La Haya, por el que se detuvo y expulsó a cuatro rusos con pasaporte diplomático. Son sospechosos de ser agentes de la inteligencia militar rusa, el GRU.

"Claro que si estos casos se confirman, tanto en Holanda como en Austria, esto no mejorará las relaciones entre la UE y Rusia", declaró el canciller austríaco, jefe del partido conservador ÖVP que gobierna con la formación de extrema derecha FPÖ.

El ministro de Defensa austríaco, Mario Kunasek, del partido FPÖ, declaró en rueda de prensa que el caso se descubrió "hace unas semanas" a raíz de información transmitida por una agencia de inteligencia europea.

- Desconfianza -

También es un caso embarazoso para Austria, cuyo gobierno de derecha y extrema derecha suscita desconfianza entre los servicios de inteligencia aliados de Viena por su proximidad a Rusia.

Austria es un país neutral en el corazón de Europa central y alberga numerosas organizaciones internacionales, como el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Durante la Guerra Fría desempeñó un papel primordial para la interconexión entre el Este y el Oeste. Siempre fue un lugar de fuerte actividad de inteligencia.

En marzo Austria fue a contracorriente de sus socios de la UE negándose a expulsar a diplomáticos rusos en plena crisis por el caso Skripal. Alegó que quería "mantener abiertos los canales de comunicación con Rusia".

La asistencia, este verano, del presidente ruso Vladimir Putin a la boda de la ministra de Relaciones Exteriores austríaca (afín al FPO, extrema derecha) causó un gran revuelo en el país.

El ministro de Interior Herbert Kickl, del FPÖ, está envuelto en una controversia por un registro en febrero en la sede de la Oficina para la Protección de la Constitución y la Lucha contra el Terrorismo (BVT), a cargo de la seguridad interior. Al parecer se sustrajeron documentos con información sensible.

Según la prensa, desde entonces los servicios secretos de varios países limitaron el intercambio de información con Austria por miedo de que la comparta con Moscú. El FPÖ concluyó en 2016, antes de su entrada al gobierno, un acuerdo de asociación con Rusia Unida, el partido de Putin.

El gobierno austríaco niega con frecuencia tener problemas con los servicios de inteligencia de otros países, aunque en septiembre reconoció haber tenido que tomar "medidas de confianza" para tranquilizarlos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP