Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El nuevo director general de Volkswagen Herbert Diess y el presidente de Volkswagen Japón Sven Stein presentan el modelo Tiguan GTE híbrido en el Tokyo Motor Show el 28 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Los fabricantes europeos de automóviles negaron el viernes haberse beneficiado de la decisión de la Unión Europea (UE) de flexibilizar el tope de emisiones contaminantes de los coches diésel.

La Asociación de Constructores europeos de Automóviles (ACEA) calificó las normas votadas el miércoles por los Estados miembros de la UE como un "compromiso severo" y advirtió en un comunicado que será "extremadamente difícil para los constructores alcanzar el objetivo en un plazo reducido".

"La consecuencia directa es que gran cantidad de modelos diésel deberán ser retirados del mercado antes de lo previsto", precisó ACEA.

Esto podría ocurrir con los modelos homologados Euro 6 --la última norma europea en vigor-- que ya están en venta y a los que se están desarrollando para ingresar en el mercado, explicó ACEA en un mensaje enviado a la AFP.

La decisión del miércoles votada en un comité técnico a cargo del tema provocó acerbas críticas de los defensores del medioambiente, que vieron una claudicación de la UE ante los "lobbies" del sector.

La decisión se adoptó además en medio del escándalo Volkswagen, que estalló en septiembre al revelarse que el gigante alemán había instalado en millones de vehículos un software para falsear los datos de emisiones contaminantes de los motores diésel de varias de sus marcas.

"Los ciudadanos van a preguntarse por qué sus gobiernos prefieren ayudar a los constructores de automóviles que engañan durante las pruebas en vez de proveer aire limpio para respirar", se indignó Greg Archer, de la ONG Transporte y Medio Ambiente.

La UE decidió aplicar nuevas pruebas para homologar los motores en condiciones de manejo reales con un límite máximo de óxido de nitrógeno (NOx) a partir de 2017 para los nuevos modelos y 2019 para los nuevos vehículos, tomando como base los 80 mg/km aplicados en las pruebas de laboratorio.

Hasta 2020 habrá un margen de tolerancia de 110% (es decir 168 mg/km). A partir de 2020 se aplicará un margen de "error" de 50% (es decir hasta 120 mg/km).

AFP