Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Memorial items hang from a fence surrounding the Inland Regional Center, site of the massacre by suspects Syed Farook and Tashfeen Malik earlier this month, in San Bernardino, California, December 21, 2015. Enrique Marquez, who is alleged to have purchased the assault rifles used by the couple to kill 14 people and injure many others, appeared at a detention hearing in federal court today. AFP PHOTO / DAVID MCNEW

(afp_tickers)

Las autoridades estadounidenses investigaban este sábado un incendio causado en una mezquita de Texas, semanas después de una masacre en California a manos de una pareja de musulmanes que dejó 14 muertos.

Nadie resultó herido en el incendio de la mezquita de Masjid en Houston el viernes por la tarde, que destruyó el interior de la pequeña casa de culto ubicada en un centro comercial, informó la prensa local.

El incidente tuvo "múltiples puntos de origen" y "parece sospechoso", dijo a la prensa una portavoz de la oficina para el control de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

El Consejo de Relaciones Estadounidenses e Islámicas pidió a las autoridades esclarecer la situación lo antes posible.

"Debido al reciente incremento de incidentes de odio dirigido a mezquitas en todo el país, instamos a las autoridades a investigar el posible motivo de este incendio", dijo el director ejecutivo del grupo en Houston, Mustafaa Carroll, en un comunicado.

"Las autoridades están revisando el video de vigilancia y dijeron que la causa del incendio es sospechosa", indicó en la nota.

La oficina federal de investigaciones también indaga el incidente, según reportes de prensa.

A inicios de este mes, las autoridades investigaban otro incendio considerado sospechoso en una mezquita de Palm Springs, California.

El 2 de diciembre, una pareja de musulmanes mató a tiros a 14 personas e hirió a otras 22 en un centro para discapacitados en San Bernardino, California. La tragedia es investigada por el FBI como un ataque terrorista.

La masacre aumentó los temores de represalias contra la comunidad musulmana en Estados Unidos, alimentados por las recientes declaraciones antimusulmanas del precandidato republicano a la Casa Blanca Donald Trump.

AFP