Navigation

Autorizada la extradición a EEUU del operador acusado de hundir bolsas

El operador de bolsa británico Navinder Singh Sarao el 23 de marzo de 2016 en Londres afp_tickers
Este contenido fue publicado el 23 marzo 2016 - 16:25
(AFP)

La justicia británica autorizó este miércoles la extradición a Estados Unidos del operador de bolsa británico reclamado por causar gigantescas pérdidas de las bolsas el 6 de mayo de 2010.

Navinder Singh Sarao, de 37 años, había rechazado su extradición, pero el tribunal de magistrados de Westminster, en Londres, la autorizó.

Su abogado, Richard Egen, anunció que apelarán. "Creemos que tenemos argumentos sólidos y llevaremos la decisión" al tribunal de apelación, una vez el Gobierno se pronuncie sobre la extradición.

Detenido en abril de 2015, este operador se embolsó presuntamente 40 millones de dólares (37,2 millones de euros) gracias a un método que usó durante varios años, pero que el 6 de mayo de 2010 hizo perder 600 puntos y miles de millones de dólares al índice Dow Jones en sólo cinco minutos.

Singh Sarao está acusado de 22 delitos pasibles de una pena de 380 años de cárcel como máximo, entre ellos estafa electrónica y manipulación de contratos de futuros en la Bolsa Mercantil de Chicago.

Con la presunta ayuda de un programa informático, el operador generó grandes órdenes de compraventa de futuros en esa Bolsa para sacar luego provecho de los bruscos y grandes cambios que provocaba en su precio, según las autoridades estadounidenses.

Su empresa, Nav Sarao Futures Limited, estaba registrada en una dirección de Hounslow, un suburbio de Londres, en la que vivía con sus padres.

Sarao fue detenido en numerosas ocasiones en 2009 y 2010 por las autoridades europeas y estadounidenses por las sospechas que despertaba su manera de operar y se habían quejado a la sociedad bursátil intermediaria que usaba para sus compraventas.

En varias respuestas, según documentación publicada por el Departamento de Justicia estadounidense, admitió que frecuentemente cancelaba grandes órdenes pero negó que estuviera usando un programa informático para automatizar esas operaciones.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo