Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un miembro de las fuerzas de seguridad afganas monta guardia frente a la sede de una ONG destrozada por una explosión y un ataque armado, el pasado 6 de septiembre en Kabul

(afp_tickers)

Los talibanes entraron en la ciudad de Tarin Kot, una capital provincial del sur de Afganistán, donde las autoridades locales pedían refuerzos urgentes este jueves mientras los habitantes atemorizados trataban de huir de los combates.

Este avance de los talibanes se produce cuando el ejército afgano está desplegado en varios frentes desde que los rebeldes amenazan con tomar el control de otras dos capitales provinciales, Lashkar Gah (de la provincia de Helmand) y Kunduz (de la provincia homónima).

Los talibanes ya habían ocupado brevemente Kunduz en septiembre de 2015, en lo que constituyó su mayor éxito militar desde la invasión estadounidense en 2001.

"Los talibanes entraron en la ciudad y luchan por apoderarse de la sede de la policía y del NDS (servicio de inteligencia) y tememos que asalten la cárcel para liberar a los insurgentes cautivos", declaró a la AFP Haji Bari Daad, un responsable tribal de Tarin Kot.

Ante estos ataques, las autoridades locales pidieron urgentemente refuerzos y apoyo aéreo. "Tememos que ataquen la prisión para liberar a los rebeldes cautivos", agregó.

El jefe de la policía de Uruzgan, Wais Samim, admitió que numerosos puestos de defensa de la ciudad habían caído sin combatir. "Algunos policías quitaron sus puestos. Hay gente aquí que desea deliberadamente que el enemigo venza", dijo a la AFP. "Trataremos este problema una vez que hayamos rechazado al enemigo", agregó.

Tarin Kot es la capital de la provincia de Uruzgan, una región productora de adormidera. La ciudad estaba desde hace meses prácticamente sitiada por los talibanes.

"Si los refuerzos no llegan, la ciudad caerá en manos de los talibanes", advirtió a la AFP Karim Jademzai, jefe del consejo provincial de Uruzgán. "Las calles están vacías y las tiendas cerradas", dijo, añadiendo que la gente no sabía dónde ir puesto que la ciudad está rodeada por los insurgentes.

- El Gobierno huye hacia el aeropuerto -

Los servicios del presidente afgano, Ashraf Ghani, hicieron saber que el gobierno no dejaría que Uruzgan "se convierta en un santuario para terroristas".

"Los refuerzos llegaron a la provincia, y el jefe de la policía local y los responsables provinciales están en el frente para combatir al enemigo", indicó en Facebook el portavoz del presidente Ghani, Shahhussain Murtazawi.

Pero varios habitantes rechazaron esas afirmaciones y señalaron que esos mismo responsables fueron vistos intentando huir hacia el aeropuerto. Jademzai confirmó que varios responsables provinciales, entre ellos el gobernador, estaban en el aeropuerto.

El general Abdul Raziq, jefe de la policía de Kandahar, declaró que encabezaría personalmente un contingente de refuerzos militares en Uruzgan. "Estamos en camino hacia Tarin Kot con centenares de hombres para rechazar el ataque", dijo a la AFP.

Los talibanes, con reputación en el pasado de ser un movimiento poco capaz de llevar a cabo verdaderas ofensivas contra las ciudades, mostraron los últimos meses una inusual capacidad para atacar centros urbanos. También multiplicaron los atentados en la capital, Kabul. El último en fecha fue el lunes, con más de 40 muertos.

Las fuerzas afganas desplegadas en múltiples frentes tienen dificultad en garantizar la seguridad en las provincias alejadas como Uruzgan, en donde las fuerzas australianas, holandesas y estadounidenses combatieron durante años.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP