Navigation

Bélgica, ruta de tránsito para los traficantes de migrantes

Unos forenses de la policía británica examinan el camión donde se hallaron 39 cadáveres el 23 de octubre de 2019 en una zona industrial en Grays, al este de Londres afp_tickers
Este contenido fue publicado el 24 octubre 2019 - 13:48
(AFP)

Bélgica es una importante ruta de tránsito para los migrantes y para las redes de traficantes que buscan aprovecharse de la cercanía de Reino Unido, como demuestra el reciente descubrimiento de 39 personas muertas en un remolque.

La policía británica anunció el miércoles haber hallado 39 cadáveres en un camión en una zona industrial al este de Londres. Y la fiscalía belga no tardó en iniciar una investigación, en paralelo a las pesquisas británicas.

Aunque el camión viajó en un ferri que zarpó del puerto belga de Zeebrugge el martes por la tarde, nadie prueba "por el momento", según la fiscalía, que las víctimas subieran a bordo en Bélgica. La policía británica anunció que eran de nacionalidad china.

"La investigación determinará desde cuándo están muertos. Es posible que el remolque haya cruzado el Canal de la Mancha con los migrantes ya fallecidos a bordo", aseguró a la AFP François Gemenne, un experto en migraciones.

El trayecto utilizado demuestra que Bélgica, por su situación geográfica a un centenar de kilómetros de las costas inglesas, es un eje privilegiado para alcanzar el Reino Unido.

Actualmente, sobre el suelo belga hay entre 800 y 1.000 migrantes que esperan una solución para atravesar el Canal de la Mancha a través de Zeebrugge o de los puertos franceses cercanos a la frontera belga.

Esta cifra se mantiene casi estable desde hace tres años, cuando Bélgica sintió las consecuencias del desmantelamiento de un gigantesco campamento improvisado que acogió a más de 8.000 personas en Calais (norte de Francia).

Los migrantes y, siguiendo su estela, los traficantes que gestionan sus travesías, se replegaron en parte a Bélgica.

"Existe un triángulo París-Bruselas-Calais en el que se desplazan los migrantes", señala Mehdi Kassou, que anima una red de ciudadanos que albergan a migrantes irregulares, a menudo procedentes de Sudán, Eritrea o Etiopía.

Según Kassou, "si hay una evacuación de un campo en Francia, como ocurrió recientemente en Grande-Synthe, entre 70 y 80 personas intentan en los días sucesivos llegar a Bruselas o a París para encontrar ayuda".

- "Nadie reclama la mercancía" -

Gemenne, politólogo de la universidad de Lieja, explica que las operaciones policiales determinan actualmente "las rutas migratorias".

En Bélgica, la vigilancia policial se reforzó en los aparcamientos de las autovías, donde estacionan los camiones en ruta hacia Reino Unido, en los que los migrantes intentan esconderse durante la noche.

Esto condujo a los traficantes a adaptar sus métodos. Una red, desmantelada a finales de septiembre, organizaba por ejemplo travesías clandestinas de albaneses desde su base situada en un hotel de Gante (noroeste) y con la complicidad de varios conductores de camión.

¿Se necesitan más medios para luchar contra el negocio de los traficantes? Para los expertos consultados por la AFP, la rapidez con la que los políticos acusan a estas redes cuando sucede un drama esconde su incapacidad para lograr "soluciones duraderas" para este problema coyuntural.

El reglamento de Dublín confía a los países por donde entran los migrantes a Europa, sobre todo a través de Grecia, Italia y España, gestionar sus demandas de asilo, pero el bloque no logra ponerse de acuerdo desde hace años para reformar esta política de asilo.

"Estamos atrapados en una situación que conduce inevitablemente a la gente a la muerte o a los brazos de traficantes que los conducirán a la muerte", estima Kassou.

Para Gemenne, "mientras Inglaterra siga siendo un destino atractivo, como ocurre desde hace mucho tiempo y seguirá ocurriendo sin dudas incluso después del Brexit, habrá migrantes que querrán absolutamente cruzar esta frontera".

Este experto sugiere así negociar con Londres para acordar "quizás una cuota anual [de migrantes] o, en cualquier caso, rutas seguras y legales" de tránsito.

"A los traficantes les importa un bledo la suerte de los migrantes", agrega el politólogo, para quien "la característica sórdida de este tráfico es que si se pierde la mercancía, nadie la reclama".

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.