Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Policías registrando la identidad de los ocupantes sde vehículos en la frontera franco-belga, en Neuville-en-Ferrain, el 17 de noviembre de 2015, tras el incremento de la seguridad por los atentados de París

(afp_tickers)

Las autoridades belgas emitieron un aviso de búsqueda de un sospechoso clave de los atentados de París, el octavo hombre buscado por la policía francesa, considerado como "peligroso" y que podría estar armado, por lo que el Gobierno decidió elevar el nivel de alerta.

Este martes la policía belga emitió un aviso de búsqueda contra Salah Abdeslam, un francés de 26 años nacido en Bruselas, cuyo hermano Brahim se hizo estallar el viernes por la noche delante de un bar en París y que tiene una orden de captura internacional emitida por Bélgica. La policía francesa sospecha que Salah Abdeslam sería el octavo hombre de los ataques de París.

Los investigadores franceses de los atentados perpetrados el 13 de noviembre por al menos siete kamikazes que dejaron al menos 129 muertos (de los cuales 117 fueron identificados) y 352 heridos y reivindicados por la organización Estado Islámico no excluyen la hipótesis de un segundo fugitivo.

La intensa búsqueda de Salah Abdeslam continúa, tanto en Francia como en Bélgica. El lunes la policía belga lanzó una importante operación para detenerlo, sospechando que se encontraba en una vivienda en Molenbeeck, una comuna popular de Bruselas.

"Había indicios de que se encontraba en Molenbeeck. No logramos detenerlo. Esto condujo a elevar el nivel de alerta", explicó el ministro de Interior belga, Jan Jambon, a la radio pública flamenca. "Salah Abdeslam es calificado como peligroso y podría estar fuertemente armado", precisa el aviso lanzado por la policía belga.

El Gobierno decidió elevar a 3, de cuatro, el nivel de alerta en el reino. Esto conllevó la cancelación del partido de fútbol que debían disputar las selecciones de Bélgica y de España este martes por la noche.

Con las amenazas de atentados consideradas como "posibles y verosímiles", el Gobierno decidió además desplegar unos 300 militares adicionales para proteger estaciones de tren, metro o aeropuertos, indicó la oficina del primer ministro belga, Charles Michel, en un comunicado. Se suman a los 220 militares ya desplegados.

El lunes, la justicia inculpó de "atentado terrorista" a Mohammed Amri (de 27 años) y Hamza Attou (de 21 años) que fueron controlados por la policía francesa cuando estaban en el mismo vehículo que Salah Abdeslam el sábado por la mañana en la autopista a unos 60 kilómetros de la frontera con Bélgica. Estos dos hombres niegan su participación en los atentados e indicaron a los investigadores que sólo respondieron al llamado de Salah que les pidió que vinieran a buscarlo a París. El abogado de Amri, Xavier Carrette, declaró al canal de televisión RTBF, que su cliente "dijo ignorar todo lo que pasó en París" y que Salah Abdeslam, "un amigo del barrio", "no habló de ello" durante el trayecto.

Los dos inculpados declararon, según una fuente judicial, que dejaron a Salah Abdeslam el sábado por la mañana en Bruselas, sin embargo dieron dos lugares diferentes.

Las fuerzas de seguridad belgas "hacen todo para hallar a este hombre y detenerlo", dijo el ministro Jan Jambon.

El hermano de Salah Abdeslam, detenido el sábado por la tarde en una importante operación policial en Molenbeeck vinculada a la investigación de los atentados pero liberado sin cargos el lunes, declaró este martes que le "aconseja que se entregue a la policía".

"Evidentemente, le aconsejo que se entregue a la policía", dijo Mohamed Abdeslam en una entrevista en Bruselas difundida este martes por el canal de televisión francés BFMTV, "para que la justicia pueda esclarecer esta historia".

Mohamed Abdeslam subrayó que su hermano "es presuntamente inocente". "Lo mejor sería que se entregue para que la justicia esclarezca esta historia, ya que le recuerdo que Salah no fue aun indagado por la policía y es por lo tanto presuntamente inocente", dijo Mohamed en la entrevista.

"No sabemos dónde puede estar. Claro, una fuga se organiza, cuesta mucho dinero, no puede quedarse entre cuatro paredes esperando que lo vengan a buscar", añadió.

AFP