Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro iraquí, Haider al-Abadi (R) se reúne con el clérigo radical chiíta Moqtada al-Sadr en la ciudad de Nayaf, al sur de la capital Bagdad, el 7 de noviembre de 2015.

(afp_tickers)

Irak advirtió este domingo a Turquía que tiene 48 horas para retirar las tropas que a su parecer penetraron en su territorio de manera ilegal, de lo contrario Ankara tendrá que enfrentarse a "todas las opciones disponibles", inclusive a un recurso ante el Consejo de seguridad de la ONU.

Bagdad pena para afirmar su soberanía territorial en momentos en que llegan soldados extranjeros para luchar contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) lo que provoca debate en Irak, e informó de un despliegue de tropas turcas en su suelo con tanques y artillería, sin autorización.

"En el caso de que no se retiren estas fuerzas en 48 horas, Irak utilizará su recurso a todas las opciones disponibles", entre ellas un llamado al Consejo de seguridad de la ONU, declaró el gabinete del primer ministro, Haider al Abadi, en un comunicado.

Este domingo, el primer ministro turco Ahmet Davutoglu le aseguró en una carta a al Abadi que no habrá más despliegues de fuerzas militares turcas mientras no sean satisfechas las preocupaciones de Irak. Pero no precisa qué ocurre con las tropas ya desplegadas.

En la práctica, las opciones iraquíes se limitan al terreno diplomático, en tanto sus fuerzas están abocadas a la lucha contra el EI.

El sábado, Davutoglu desmintió que el despliegue de soldados turcos cerca de Mosul, en tareas de entrenamiento en el norte de Irak, anunciara una operación militar en este país contra el EI.

"Entrenamos a nuestros hermanos iraquíes (...) que pelean contra Dáesh (acrónimo en árabe del EI)", dijo Davutoglu. "No tenemos pretensión sobre ningún territorio" añadió.

Las fuerzas turcas fueron enviadas a la norteña provincia de Nínive, controlada en buena parte por el EI, que ocupa además una de sus principales ciudades, Mosul.

Los militares turcos llegaron en particular a una zona en manos de los kurdos, al norte de Mosul, y que es territorialmente reivindicada por el gobierno de Bagdad.

Sometido a fuertes presiones internas, Al Abadi reaccionó con dureza ante la presencia de fuerzas militares extranjeras en Irak.

"Las autoridades iraquíes piden a Turquía (...) que se retire de inmediato del territorio iraquí", afirmó el sábado un comunicado de la oficina del primer ministro, antes de brindar este plazo de 48 horas.

"Tenemos la confirmación de la entrada en territorio iraquí de fuerzas turcas (...) supuestamente para entrenar a grupos armados iraquíes, sin pedido ni permiso de las autoridades federales iraquíes", señalaba el texto oficial.

El despliegue de esa fuerza "se considera como una seria violación de la soberanía iraquí", añadía.

AFP