Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, en la Casa Blanca, en Washington, el 12 de mayo de 2017

(afp_tickers)

El presidente Donald Trump defendió este martes su "derecho" de compartir con Rusia informaciones reservadas de inteligencia, en medio de denuncias por haber mencionado información secreta durante un encuentro con el canciller ruso, Serguei Lavrov.

En un intento de cerrar la enorme controversia, la Casa Blanca negó este martes que la seguridad nacional estadounidense haya quedado comprometida por la informaciones que Trump compartió con el jefe de la diplomacia rusa en el Salón Oval, hace una semana.

Trump se encuentra en el centro de un escándalo de alcance imprevisible por haber mencionado, en una reunión con el canciller Serguei Lavrov que el grupo Estado Islámico (EI) planeaba ataques a Estados Unidos utilizando computadoras portátiles en vuelos.

Según fuentes coincidentes esa información habría sido ofrecida a Estados Unidos por Israel con la condición de no traspasarla a nadie, ni siquiera a otros países aliados, para no exponer a la fuente.

En la red Twitter, Trump se defendió este martes de la acusación de haber pasado información secreta y dijo que compartir inteligencia era su derecho.

"Como presidente quise compartir con Rusia (en un evento abierto de la Casa Blanca), como es mi derecho absoluto, hechos sobre terrorismo y seguridad aeronáutica", escribió Trump en una serie de tuits.

Además, expresó el presidente, quería que "Rusia aumente de forma importante su participación en la lucha contra el EI (Estado Islámico) y el terrorismo".

Durante una ceremonia en la Casa Blanca junto al presidente turco, Recep Tayip Erdogan, Trump dijo este martes que la reunión con Lavrov había sido "exitosa", pero no ofreció ningún otro detalle.

- Conversación apropiada -

En una tentativa por disipar las sospechas, el asesor presidencial de Seguridad Nacional, el general Herbert McMaster, negó este martes que Trump haya dicho nada "inapropiado" a Lavrov, y reiteró que las denuncias se apoyan en una historia "falsa".

"De ninguna manera el presidente mantuvo una conversación inapropiada o que haya resultado en cualquier forma en una exposición de la seguridad nacional", dijo McMaster.

No obstante, el asesor presidencial admitió que Trump no había sido informado de que la fuente de esa información sobre seguridad aeronáutica era extraordinariamente sensible.

Pero es "completamente apropiado" compartir información con Rusia, dijo McMaster, ya que los dos países tienen "intereses comunes" en el enfrentamiento al EI.

En tanto, Moscú optó por minimizar todo el episodio. El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, opinó que todo el caso era "un gran absurdo" y que "no es un tema que podamos confirmar o negar".

Maria Zajarova, portavoz de la cancillería rusa, apuntó por su parte en la red Facebook que todo el escándalo no pasaba de una "noticia falsa".

- Terremoto político -

El supuesto traspaso de informaciones reservadas al jefe de la diplomacia rusa provocó un verdadero terremoto político que escandalizó hasta a firmes aliados del gobierno en el Congreso.

El influyente senador republicano John McCain apuntó este martes que las denuncias son "profundamente perturbadoras".

En el plenario del Senado, el legislador demócrata Tom Udall fue más brutal: "No creo que haya paralelo en nuestra historia de semejante falta de discreción presidencial o tan peligrosa incomprensión sobre como administrar información clasificada".

El jefe del bloque demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo que la gravedad de las denuncias hacía necesario que "el gobierno proporcione al Congreso la transcripción de la conversación del presidente Trump con funcionarios rusos".

Incluso el senador republicano Bob Corker, líder de la comisión de Relaciones Exteriores, admitió que la Casa Blanca se encontraba en una "espiral descendente" y consideró urgente que "haga algo para recuperar el control y el orden. Es algo que tiene que ocurrir".

El más antiguo senador en el cargo, el demócrata Patrick Leahy, dijo a la prensa que "nuestras instituciones se están cayendo a pedazos".

En tanto, el senador conservador Jim Risch concentró su furia en los responsables dentro de la Casa Blanca que filtraron a la prensa lo que ocurrió en la conversación entre Trump y Lavrov. Para Risch, fue un gesto típico de "algún traid

La comisión de Asuntos de Inteligencia de la Cámara de Representantes confirmó que el director de la CIA, Mike Pompeo, concurrirá a una audiencia el próximo martes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP