Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, habla en rueda de prensa junto al presidente de Israel, Reuven Rivlin, el 20 de octubre de 2015 en Jerusalén

(afp_tickers)

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, hizo una advertencia este martes en Jerusalén contra "el uso excesivo de la fuerza", poco antes de entrevistarse con el primer ministro israelí Benjamin Netanyah.

El miércoles, en su visita sorpresiva, Ban se entrevistará en Cisjordania con el presidente de la Autoridad palestina Mahmud Abas, en momentos de gran tensión en la región.

Antes, había evocado el espectro de una guerra generalizada para urgir a los dirigentes israelíes y palestinos a actuar rápidamente ante una "peligrosa escalada" de violencia que continúa, al tiempo que expresó la inquietud internacional.

Mientras Ban llegaba para una visita de dos días en Israel y los Territorios Palestinos, el ejército y la policía israelíes informaron de al menos tres nuevos atentados en la Cisjordania ocupada: uno con arma blanca cerca de Hebrón, y el otro con atropello con auto y cuchillo en el sur de Jerusalén.

Cuatro israelíes resultaron heridos en la jornada, y cuatro atacantes palestinos fueron abatidos. En la Franja de Gaza, un palestino de 27 años resultó muerto por balas del ejército israelí en choques a lo largo de la barrera fronteriza que cerca al enclave, según los servicios de auxilio palestinos. Además, soldados israelíes mataron este martes a dos palestinos que los atacaron con cuchillos en la ciudad de Hebrón, en la Cisjordania ocupada, informó el ejército

Asimismo, un israelí murió en circunstancias poco claras tras haber sido apedreado su vehículo cerca de Hebrón.

Los enfrentamientos, ya cotidianos, involucran a palestinos y soldados israelíes cerca de Ramala, y Hebrón, así como en Belén. Estos enfrentamientos entre lanzadores de piedras y militares, las agresiones mutuas entre palestinos y colonos israelíes y una ola de atentados anti-israelíes y anti-judíos han causado la muerte de ocho israelíes por un lado y de 42 palestinos y un árabe israelí por el otro.

"En este período difícil hay que decir: ¡Basta!", dijo Ban en un mensaje muy crítico hacia israelíes y palestinos, a los que pidió mesura.

El uso excesivo de la fuerza "puede provocar frustraciones e inquietudes que generen más violencia", advirtió.

El secretario de Estado norteamericano John Kerry, por su parte, se entrevistará esta semana en Alemania con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y con el presidente palestino Mahmud Abas en Oriente Medio, posiblemente en Jordania.

En este contexto, este martes el ejército israelí anunció el arresto de Hasan Yusef, uno de los principales dirigentes del movimiento islamista palestino Hamas.

- Peligrosa escalada de violencia -

Ban urgió este martes a los dirigentes israelíes y palestinos a que actúen rápido para detener una "peligrosa escalada de la violencia", durante su sorpresiva visita a Israel.

"Si no actuamos rápidamente, la dinámica sobre el terreno solamente va a empeorar, con graves repercusiones en Israel y más allá de Israel y de Palestina. No es demasiado tarde para evitar una crisis más profunda", dijo Ban ante la prensa, durante un encuentro con el presidente israelí, Reuven Rivlin.

"A lo largo de mis encuentros de hoy y mañana con dirigentes israelíes y palestinos, instaré a todos a realizar esfuerzos coordinados" para limitar los incidentes por las dos partes, dijo.

"Para el futuro de nuestros hijos, debemos salir de este peligroso abismo", añadió Ban, evocando la parálisis actual de los esfuerzos de paz y reafirmando el compromiso de la ONU con una solución basada en la existencia de "dos Estados", uno israelí y uno palestino que coexistan en paz.

Los enfrentamientos son obra principalmente de una juventud palestina exasperada por la ocupación y la colonización, desilusionada por sus dirigentes, alentada por las redes sociales y estimuladas por las imprecaciones religiosas.

Ban se dirigió a esa juventud para decirle que la comprende y admitió la "incapacidad de la comunidad internacional de poner fin a la ocupación".

"No les pido que sean pasivos, pero deben deponer las armas de la desesperación", dijo Ban en su mensaje, dirigiéndose a los jóvenes palestinos.

Por otra parte, Ban dijo que comprendía la ira de los israelíes "cuando los niños no pueden ir a la escuela, cuando cualquiera que camina por la calle es una víctima potencial".

"Pero las guerras, los controles, la dureza de la reacción de las fuerzas de seguridad y las destrucciones de viviendas no les asegurarán la paz y la seguridad", agregó Ban dirigiéndose a los israelíes.

Asimismo exhortó a los dirigentes de ambas partes a velar por el respeto de las reglas que rigen la ultrasensible Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, factor primordial de la actual tensión.

La Explanada, tercer lugar santo del islam, también es venerada por los judíos. Netanyahu negó que quiera cambiar las reglas de funcionamiento de este sitio.

Pero Israel, cuyos habitantes están angustiados por los ataques, adoptó una serie de fuertes medidas para contener la violencia y castigar a sus autores.

El gobierno reforzó masivamente los efectivos policiales, ordenó filtrar el acceso de los palestinos de Jerusalén Este (sector palestino ocupado y anexado por Israel) y no entregar los cuerpos de los autores de agresiones abatidos por las fuerzas de seguridad.

Netanyahu prometió además acelerar los procedimientos de destrucción de las viviendas de los autores de los ataques.

AFP