Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Banco Central de Brasil en Brasilia el 29 de mayo de 2012

(afp_tickers)

El mercado espera que el Banco Central de Brasil mantenga este miércoles su tasa de interés anual en 14,25% por sexta vez consecutiva frente a una inflación todavía elevada y una recesión que según todo pronóstico se profundizará en medio de la tormenta política.

La tasa de referencia del BC permanece inalterada desde julio de 2015, cuando alcanzó el 14,25% tras un ciclo de alzas que intentaba contener la inflación.

"Los números de inflación continúan bastante elevados. Están en trayectoria de caída, pero todavía muy por encima del techo (de la meta de 6,5%). El Banco Central precisa tener certeza de esa trayectoria para tomar la decisión de reducir los intereses", explicó a la AFP Alex Agostini, economista jefe de la agencia de calificación brasileña Austin Rating en Sao Paulo.

Después de la disparada inflacionaria de 2015 (10,67%), el BCB prevé ahora una trayectoria de incremento de precios de 6,6% en 2016, de 4,9% en 2017 y de 4,5% (el centro de su meta) en el primer trimestre de 2018.

La manutención de la tasa en 14,25% es la expectativa compartida por los agentes del mercado, según el último informe Focus del Banco Central, que releva proyecciones económicas de decenas de instituciones privadas.

Agostini proyecta que la próxima reunión el Comité de Política Monetaria (Copom) del BC, prevista en junio, ya podría iniciar un ciclo de reducción de la tasa de interés de referencia (Selic), que según la proyección media del mercado cerraría 2017 en torno al 12%.

- "Voto de confianza" -

Brasil entró en recesión el año pasado tras cuatro años de enfriamiento de su economía y las tres principales agencias de calificación de riesgo le quitaron el grado de inversión, un sello internacional de buen pagador.

Los indicadores son desalentadores: la economía del gigante sudamericano se contrajo un 3,8% el año pasado y el FMI prevé otra caída similar para este año, así como un crecimiento cero en 2017. La inflación superó los dos dígitos en 2015 y el desempleo cerró el año en 6,8%.

Los planes de ajuste fiscal anunciados por el gobierno de Dilma Rousseff para reactivar la economía continúan paralizados por una aguda crisis política que detonó la coalición de su gobierno y la arrastró a las puertas de un impeachment.

El Congreso se apresta a decidir en las próximas semanas si la presidenta debe ser apartada provisoriamente del cargo y sometida a un juicio de destitución por maquillar las cuentas públicas en 2014, cuando fue reelecta para un segundo mandato, y en 2015.

"Independientemente si va a haber impeachment o no, el escenario económico es muy malo. En los próximos meses se va a profundizar la caída del PIB", consideró Agostini.

Un eventual gobierno de transición con el vicepresidente Michel Temer al frente mejoraría la percepción del mercado y permitiría en una primera instancia recuperar la confianza en la economía brasileña para luego adentrarse en reformas económicas profundas, estimó el analista.

"Se depositará en el nuevo gobierno un voto de confianza en relación a los cambios de la política económica. Se espera que este nuevo gobierno hará una gestión más austera, más conservadora en cuanto a los gastos. No se enfocará solamente en el consumo sino también en la austeridad fiscal y en las inversiones", afirmó.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP