Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos inversores sigue las evoluciones de los mercados el 7 de enero de 2015 en Pekín

(afp_tickers)

El Banco Central de China anunció el viernes que elevará el coeficiente de reservas obligatorias de algunos establecimientos financieros, en un endurecimiento inesperado de su política monetaria, aunque negó que la medida pretenda contener la fuerte expansión del crédito.

El Banco del Pueblo de China (PBOC, banco central) explicó en un comunicado que "algunos bancos ya no responden a los criterios exigidos para beneficiarse de los coeficientes preferenciales de reservas obligatorias".

Esas instituciones se verán obligadas a aumentar sus encajes (porcentaje de recursos en reservas líquidas que deben mantener congelados), a fin de limitar su capacidad crediticia.

Pero "la gran mayoría de los bancos" no se verán afectados por esas disposiciones, precisó el PBOC.

La agencia Bloomberg había asegurado poco antes que el endurecimiento afectaría principalmente a bancos regionales y locales, acusados de haber incrementado en los últimos tiempos de forma espectacular sus préstamos, con riesgo de acumular deudas incobrables.

La iniciativa podría marcar una inflexión de prudencia en la política del banco central, que hasta ahora no escatimaba esfuerzos para contrarrestar la desaceleración de la segunda economía mundial.

Desde fines de 2014 el banco central chino recortó en seis ocasiones su tasa de referencia, para alentar el crédito, y redujo en varias ocasiones los encajes de los bancos, para alentarlos a conceder más préstamos a condición de que se destinen a empresas pequeñas y a explotaciones rurales.

Pero esa flexibilidad extrema provocó una expansión preocupante de los préstamos, en número y en volumen.

El monto de los créditos otorgados por los bancos chinos en enero se cuadruplicó respecto a diciembre, totalizando 2,5 billones de yuanes (385.000 millones de dólares).

El crecimiento se debió sobre todo a los establecimientos provinciales, tentados por las tomas de riesgos para enfrentar la dura competencia en el sector financiero.

- Avalancha de créditos -

La avalancha de créditos agrava el endeudamiento colosal de los gobiernos locales y de las empresas chinas, en momentos en que la ralentización de la economía aumenta los riesgos de cese de pagos.

El PBOC aseguró no obstante, en contradicción con Bloomberg, que esas alzas del coeficiente de reservas obligatorias "no tienen nada que ver con el fuerte aumento de los préstamos bancarios ni con el sistema de supervisión macroprudencial".

Así y todo, el endurecimiento selectivo de la política crediticia "refuerza la idea de que el gobierno no tiene ninguna intención de reiterar el plan de reactivación masiva adoptado en 2009-2010", en plena crisis global, afirmó Tim Condon, analista de ING, citado por Bloomberg.

Ese plan llevó a las autoridades del país comunista a inyectar centenas de miles de millones de dólares en la economía.

A muchas empresas que viven bajo perfusión de préstamos constantes "no les resultará fácil sobrevivir", advirtió Condon.

Numerosas empresas mineras y siderúrgicas, afectadas por un exceso de capacidad productiva y de debilidad de la demanda, han dejado de ser rentables desde hace ya un buen tiempo y solo se mantienen en pie gracias a créditos bancarios y a subsidios públicos.

Pero las autoridades chinas prometieron ajustes industriales severos, en el marco que busca equilibrar el tradicional modelo económico -basado en las inversiones y las exportaciones- con el desarrollo de los servicios, las nuevas tecnologías y el consumo interno.

El aumento de los encajes bancarios podría proponer además frenar la devaluación del yuan provocada por la fuga masiva de capitales.

Mantener una política monetaria "demasiado acomodaticia" podría en cambio reforzar las presiones a la baja sobre la moneda china, estimó el viernes en una conferencia de prensa en Pekín el vicegobernador del banco central chino, Yi Gang.

Pero el ritmo de crecimiento de la economía china, en sus mínimos en un cuarto de siglo, sigue desacelerándose, y por eso muchos analistas piensan que el banco central se verá obligado a volver a recortar este año su tasa de interés.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP