El Banco de México (central) bajó este jueves su tasa de referencia 25 puntos base a 8% debido a la desaceleración de la economía global y a las tensiones entre Estados Unidos y China.

La economía mexicana, la segunda de América Latina, creció apenas 0,1% en el segundo trimestre, tras contraerse 0,2% en el primero, situándola al borde de la recesión.

El último recorte de la tasa fue en 2014, cuando Banxico la bajó a 3%.

- Episodios de volatilidad -

"Durante el segundo trimestre del año se desaceleró la actividad económica mundial, reflejando una menor expansión en las principales economías avanzadas y emergentes", argumentó Banxico en un comunicado.

"Se han presentado episodios de volatilidad en los mercados financieros asociados a las tensiones entre Estados Unidos y China y a la desaceleración mayor a la esperada de algunas economías", añadió el banco central.

Otro de los argumentos para bajar la tasa fue la caída de la inflación. En julio, el indicador se ubicó en 3,78% a tasa interanual, dentro del objetivo del banco central de 3% más o menos un punto porcentual.

La medida fue aprobada por cuatro de los cinco integrantes de la Junta de Gobierno del banco central, que incluye al gobernador.

Se consideró "que bajo las condiciones actuales dicho nivel es congruente con la convergencia de la inflación a su meta en el horizonte en el que opera la política monetaria", expuso la institución.

Sin embargo, Banxico alertó sobre varios riesgos para la inflación.

"La posibilidad de que la cotización de la moneda nacional se vea presionada por factores externos o internos", es uno de esos peligros.

Otro, prosiguió Banxico, es "la amenaza de imposición de aranceles por parte de Estados Unidos y que se adopten medidas compensatorias, si bien este riesgo se ha mitigado" con el acuerdo entre ambos países para que México reduzca el flujo de migrantes indocumentados en un lapso de 90 días que se cumple en septiembre.

En cuanto a los riesgos que pudieran afectar el desempeño de los activos financieros en México, persiste la incertidumbre respecto de las perspectivas crediticias, tanto para la calificación de la deuda de Petróleos Mexicanos (Pemex) como la soberana.

En junio, la agencia de calificación financiera Fitch degradó este miércoles la nota crediticia de México de BBB+ a BBB.

Y el mismo mes rebajó también la notación de la estatal Pemex a una categoría considerada basura, BBB-, por su alto riesgo de impago, mientras Moody's le otorgó perspectiva negativa.

En julio el gobierno de México reafirmó que impulsará a la endeudada petrolera estatal Pemex con una reducción de su carga fiscal y la inyección de capital para que supere la crisis que le valió penalizaciones de agencias calificadoras.

"Nosotros estamos bien y de buenas. Yo estoy seguro de que nos va a ir bien", dijo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, este jueves antes del anuncio del Banco de México, cuestionado sobre el entorno económico del país.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes